BLOG
BUSCADOR
NEWSLETTER

Suscribite y mantenete informado sobre temas vinculados a salud

CERTIFICADOS DE NORMAS
 
Somos la única compañía de medicina laboral con doble certificación de normas. Mirá nuestros certificados.

13 de marzo: Día Mundial del Sueño

Hábitos de sueño

En esta nota te contamos por qué es importante cuidarnos de los trastornos de sueño y cómo cambiar los hábitos más dañinos.

Dormir poco, dormir mal, tener insomnio son padecimientos tan comunes como subestimados. Según indica Fundación Favaloro, 1 de cada 4 personas en el mundo tiene un claro trastorno en el sueño, aunque solo el 40% de las personas expresa que tiene problemas para dormir. Si bien solemos darle al sueño poca importancia, lo cierto es que es crucial para nuestra salud.

El Coordinador del Programa de Manejos de los Trastornos del Sueño de INECO, Dr. Pablo López, afirma, que cuando los problemas de sueño se vuelven crónicos hay una serie de repercusiones graves: no solo disminuye el bienestar y aparece un estado de fatiga generalizado, ansiedad y déficit de atención sino que también hay factores que afectan a la sociedad en su conjunto, como el mayor ausentismo en el trabajo y el aumento de accidentes automovilísticos. Además, según AcaSalud, la falta de sueño puede generar problemas de sexualidad y falta de memoria.

Por eso, este 13 de marzo se conmemora el Día Internacional del Sueño para generar consciencia sobre las necesidades de cuidar esa parte de la salud que se basa en el buen dormir, y que influye en distintos aspectos de nuestra vida. Este año, el lema de la fecha, determinado por la World Sleep Society, es “Mejor sueño, mejor vida, mejor planeta”. El Dr. López, entrevistado por la Fundación Favaloro, explica que “cuando dormimos, nuestro cerebro sigue funcionando, consolidando el aprendizaje y procesando información”. Por eso, es importante dormir entre 7 y 8 horas diarias y tener una rutina de sueño “lo más estable posible”.

 

¿Cómo mejorar los hábitos de sueño?

La investigadora del CONICET Cecilia Forcato recomienda hacer un experimento para evaluar nuestra forma de dormir y saber si la podríamos mejorar. El experimento consiste en la comparación entre dos períodos en que debemos llevar a cabo distintos hábitos de sueño. En la Semana 1, debemos dormir como lo hacemos habitualmente. En la Semana 2, en cambio, hay que hacer algunas diferencias: ir a dormir ni bien sentimos el cansancio, no utilizar dispositivos electrónicos en la cama durante la hora anterior a dormir, descansar en un ambiente tranquilo, no tomar siestas de más de 30 minutos y, por último, comer sano. Parece difícil, pero la diferencia es notable. Hacé el experimento y observá cómo cambia tu estilo de vida.

Te dejamos algunas recomendaciones para aplicar en la vida diaria y empezar a dormir y vivir mejor:

- Que la habitación sea solo para dormir. Mirar la tele, comer, trabajar, jugar, son actividades que deben hacerse en otros espacios del hogar.

- En caso de hacer siestas, que sean breves: no más de 20 o 30 minutos.

- Acostarse en cuanto se tiene sueño: no antes, no mucho tiempo después.

- Hacer actividad física con frecuencia, pero no cerca de la hora de dormir.

- Evitar -o disminuir lo más posible- el consumo de cafeína y nicotina.

- No acostarse mirando la pantalla del celular o la televisión.

- Establecer un horario para dormir y cumplirlo todos los días.


Rp./Salud - Calidad y Experiencia en Medicina Laboral - CONOCENOS