BLOG
BUSCADOR
NEWSLETTER

Suscribite y mantenete informado sobre temas vinculados a salud

CERTIFICADOS DE NORMAS
 
Somos la única compañía de medicina laboral con doble certificación de normas. Mirá nuestros certificados.

5 consejos para cuidar la piel en primavera

Piel y primavera

Con la primavera, nuestra piel se expone más al clima y necesita de cuidados diferentes. Te damos 5 consejos para mantenerla fresca y saludable.

Es primavera y tu cuerpo lo sabe. Empezás a usar remeras sin mangas, polleras y shorts; salís a la calle sin secarte el pelo y aprovechás un ratito libre para salir al sol. Así como el clima cambia, del invierno seco y frío a la primavera cálida y húmeda, también los productos que usás para cuidar tu piel deberían cambiar.

Te presentamos cinco cambios que necesitás hacer para que tu piel florezca.

1. Usá un exfoliante. Los exfoliantes son productos que sirven para remover las células muertas de la piel, dejándola renovada y fresca. Durante el invierno no se recomienda su uso, porque quita humedad de la piel y la hace ver irritada y seca. En primavera, en cambio, el uso de una esponja exfoliante suave en cada baño junto con algún producto específico hace que el cutis se vuelva más brillante, suave y flexible, además de más absorbente para cualquier tratamiento de belleza que uses a continuación.

2. Usá protector solar. Aunque no se sienta que el sol “quema”, en primavera estás más expuesta a las radiaciones solares y éstas afectan tu piel aunque no lo notes. Un protector factor 30 mantiene tu piel protegida constantemente ayudando a que el bronceado se vea natural y sea más duradero. Podés aplicarlo antes de maquillarte (y el maquillaje te va a durar más) o incluso podés ahorrar un paso y usar bases o cremas que ya incluyen protector solar.

3. Hidratate. No sólo usando cremas: tomar agua constantemente mantiene hidratada y saludable tu piel sin necesidad de productos especiales. Algunos dicen dos litros de agua al día; otros, ocho vasos. Tu cuerpo sabe mejor que nadie cuándo necesitás tomar agua: al sentir sed, ya estás comenzando a deshidratarte. Una gran solución es llevar una botella pequeña, de medio litro, siempre encima, y recargarla en cada oportunidad. ¡Cuidado! El agua potable y fresca no puede reemplazarse con jugos de frutas o bebidas azucaradas.

4. Comé frutas y vegetales. Con el calor, las frutas y vegetales de estación se vuelven más atractivos, te llenan de vitaminas y nutrientes, son bajos en calorías y más económicos. La Organización Mundial para la Salud recomienda comer al menos cinco porciones de frutas y vegetales al día, y son un excelente sustituto de los snacks y galletitas que ingerimos entre comidas.

5. Prestá atención a tus manos. Los productos de limpieza que usamos son cada vez más agresivos para la piel. Además de guantes, siempre se recomienda usar una crema hidratante adecuada para tus manos, teniendo en cuenta la estación. Como la primavera es más húmeda, probablemente necesites una crema más ligera, para evitar que la piel se sienta pegajosa.