BLOG
BUSCADOR
NEWSLETTER

Suscribite y mantenete informado sobre temas vinculados a salud

CERTIFICADOS DE NORMAS
 
Somos la única compañía de medicina laboral con doble certificación de normas. Mirá nuestros certificados.

7 consejos para mejorar la salud en el trabajo

Salud en el trabajo

A veces no son necesarios grandes cambios ni proyectos para tener un entorno laboral más saludable: usar las escaleras, evitar las galletitas o limpiar periódicamente el celular son algunos de estos 7 consejos para trabajar de un modo más sano.

Sin vueltas: no tenés tiempo o ganas de correr 10 km tres veces por semana, hacer yoga y meditación o una dieta mediterránea. Y, sin embargo, te querés sentir bien. Por eso te damos 7 consejos rápidos para estar mejor sin un cambio radical.

1. Evitá las galletitas, papas fritas, golosinas, barritas de cereal industriales y otros snacks. Te agregan calorías inútiles y grasas trans y, en cambio, no te dan nada que valga la pena. La mejor estrategia es que no estén ni siquiera a la vista, en cambio, tené siempre a mano algunas frutas de fácil consumo (uvas, o bananas, o manzanas limpias) o frutos secos, que podés picotear con menos costo calórico y más valor nutricional.

2. Desinfectá el celular. ¿Te llevás el celular al baño, lo apoyás en cualquier lado, lo tenés siempre cerca? ¿Lo limpiaste alguna vez? Un teléfono promedio tiene más bacterias que un inodoro, así que es importante que lo repases periódicamente con toallitas desinfectantes y te laves las manos con frecuencia para evitar que sea una fuente de contaminación.

3.  Tomá mucha agua fresca. El mate es una opción, aunque también te hace perder rápidamente el líquido ingerido. Las bebidas azucaradas, como jugos o gaseosas, te hacen aumentar de peso y, paradójicamente, te deshidratan, porque el organismo necesita más agua para metabolizar el azúcar. La mejor solución es tomar agua fresca. ¿Cuánta? La que tu cuerpo te pida. Aunque suele recomendarse de 8 a 10 vasos diarios, es conveniente tener siempre agua a mano y tomar de manera regular. La sensación de sed es el primer signo de que tu cuerpo se está deshidratando.

4. Cambiá de posición y movete lo más posible. Sobre todo para quienes tienen un trabajo sedentario o movimientos muy repetitivos, la permanencia en la misma posición genera contracturas y dolores. Es recomendable hacer pausas breves y cambios de posición cada 40 minutos, evitar el ascensor siempre que sea posible para usar las escaleras y aprovechar la ida al trabajo, o el regreso, para hacer caminatas a buen paso.

5. Adaptá el puesto de trabajo a tu cuerpo. Con pequeñas decisiones como subir el monitor o mover el teclado, o enderezar la silla que usás para trabajar, poner estantes 10 centímentros más arriba o más abajo, podés mejorar la ergonomía de tu puesto de trabajo. Acá  te damos algunos consejos más detallados.

6. Cuidá tu vista pestañeando con frecuencia. Al concentrarnos en una tarea que requiere nuestra atención, olvidamos pestañear y los ojos se secan, causando dolor de cabeza, incomodidad visual y sensibilidad a la luz. No olvides ubicarte a la distancia de un brazo del monitor; si no leés bien, simplemente aumentá el tamaño de la letra.

7. Tomate vacaciones y aprovechá los fines de semana y feriados para descansar. El descanso es clave para el bienestar de quienes trabajamos en una empresa, pero también para su productividad. Las jornadas laborales demasiado largas o que se prolongan por fuera del horario de trabajo terminan siendo negativas para la propia organización y sus trabajadores. Si no podés “desconectarte” en tu tiempo libre, es probable que estés frente a un síntoma de estrés crónico y que necesites consultar a un profesional.


Rp./Salud - Calidad y Experiencia en Medicina Laboral - CONOCENOS