BLOG
BUSCADOR
NEWSLETTER

Suscribite y mantenete informado sobre temas vinculados a salud

CERTIFICADOS DE NORMAS
 
Somos la única compañía de medicina laboral con doble certificación de normas. Mirá nuestros certificados.

Alimentación: buscan limitar la venta de golosinas en los supermercados británicos

Alimentación: limitación en la venta de golosinas

Se trata de una iniciativa en el marco de las medidas para combatir la obesidad infantil. Te contamos cómo es la situación en Argentina.

La Argentina es el país latinoamericano con mayor índice de obesidad de niños y adolescentes. Según la Organización Mundial para la Salud (OMS), se trata del 40% de esta población. Mientras que, hasta hace unos años, se consideraba que la obesidad era un problema de los países desarrollados, los cambios en el procesamiento de alimentos ricos en grasas y azúcares, y su bajo precio en toda la región, colaboraron en extender esta epidemia en América Latina.

No sólo alarman las cifras totales, sino también el ritmo de crecimiento de este problema, que ha sido de un 34% en cinco años entre los adolescentes. La preocupación no es sólo por la situación actual de la población más joven de nuestro país, sino también por la situación futura, que permite prever un descenso de la expectativa y la calidad de vida de los argentinos gracias al aumento de enfermedades derivadas del exceso de peso, como las cardiopatías y la diabetes.

En el Reino Unido, la situación no es muy distinta. También ellos encabezan el  ranking de obesidad  infantil en su región, aunque con cifras menores: alrededor del 20% de los niños y adolescentes es obeso. Con estos datos, el ministerio de salud ha comenzado a tomar medidas más restrictivas para el consumo de alimentos ricos en grasas y azúcares.

Entre otras medidas, el Ministerio de Salud ha propuesto: la prohibición de la venta de golosinas en cajas en los supermercados, para evitar el consumo indiscriminado en el seno del hogar;  las restricciones en la publicidad de comida “chatarra” y bebidas azucaradas, semejantes a las usadas para la venta de cigarrillos y derivados del tabaco; la obligación de informar las calorías que contiene cada plato en los restaurantes y casas de comidas; y la prohibición de la venta de bebidas con cafeína a menores de edad.

 Estas medidas son la primera etapa de un ambicioso programa cuyo objetivo es terminar con la obesidad infantil en el Reino Unido para el 2030.