BLOG
BUSCADOR
NEWSLETTER

Suscribite y mantenete informado sobre temas vinculados a salud

CERTIFICADOS DE NORMAS
 
Somos la única compañía de medicina laboral con doble certificación de normas. Mirá nuestros certificados.

Alimentación en verano

Alimentación en verano
Enero llegó demasiado pronto. No nos dio tiempo a lograr el cuerpo privilegiado que nos habíamos propuesto tener cuando volvimos de las vacaciones el verano pasado. Quedan tres opciones: la túnica, la dieta (paleo, sin gluten, disociada, vegetariana, mediterránea, de las P…) o adoptar hábitos saludables y sostenerlos todo el año.

El período vacacional representa un tiempo sin reglas que libera a las personas de la tensión y las presiones que enfrentan diariamente: se olvida el tráfico, la contaminación y las exigencias diarias. No obstante, es importante evitar los excesos que podrían resultar contraproducentes.

Este momento de relajación y descontractura muchas veces incluye el abandono de los hábitos alimenticios que hemos observado durante el año y otras veces se genera la ilusión de que podremos llevar adelante una alimentación más sana o controlada propiciada por la tranquilidad y el bienestar. Es importante trazarse metas posibles de manera que la relajación también se traduzca en no sentir culpa por lo que se come. El verano colabora con la ingesta de frutas y verduras frescas, jugos, agua fresca, el consumo de estos productos ayudará a cuidar la salud, el peso y a tener más energía para disfrutar el día.

El gran desafío en las ciudades balnearias y centros urbanos es no caer en la trampa de la comida preparada. La alimentación saludable generalmente lleva más trabajo y tiempo en su elaboración que las soluciones clásicas provistas por las rotiserías y panaderías. Por eso es central planear las comidas con tiempo, tener alimentos frescos siempre en la heladera y organizarse familiarmente para que cada integrante colabore con una parte de la tarea. Por último, es importante buscar la manera de equilibrar la diversión y el ejercicio. El caminar en la playa, nadar, bucear, correr y bailar pueden ayudar a mantener la figura y cuidar el organismo.