BLOG
BUSCADOR
NEWSLETTER

Suscribite y mantenete informado sobre temas vinculados a salud

CERTIFICADOS DE NORMAS
 
Somos la única compañía de medicina laboral con doble certificación de normas. Mirá nuestros certificados.

¿Andás en bicicleta? Te contamos lo que tenés que saber para mejorar tu postura

Andar en bicicleta

Cada vez más personas andan en bicicleta en la ciudad. No todas, sin embargo, saben acomodar su postura al tipo de bicicleta, lo que resulta en lesiones y dolores. En esta nota te contamos cómo preparar tu bici para andar sin dolores.

La bici es ideal para moverse en la ciudad: es económica, rápida para distancias cortas, no contamina y nos ejercita. Con la instalación de 227 kilómetros de ciclovía en la ciudad de Buenos Aires, además es sumamente segura.

Si no tenés bicicleta, seguramente te hayas encontrado con un mercado amplio y muy diverso: ¿qué me conviene usar? ¿a qué altura tiene que ir el manubrio? ¿a qué altura el asiento? A continuación, te presentamos los modelos más usados y algunas recomendaciones para cada uno.

 

Bicicletas plegables

Se pusieron muy de moda en los últimos años, e incluso existen versiones eléctricas. En general tienen rodados muy pequeños (16 o 20 pulgadas) y un sistema de cambios que permite sacar lo más posible de un vehículo tan pequeño. Son ideales para distancias cortas y en superficies regulares, puesto que no son tan resistentes como otros modelos.

Su posición de manejo es, en general, muy cómoda, puesto que el manubrio se levanta verticalmente, permitiendo mantenerse erguido. El asiento debe ir horizontal al suelo, no inclinado hacia adelante; si resultara incómodo en la zona de los genitales, habrá que cambiarlo por otro más adecuado. Debe estar a una altura que te permita pedalear sin alcanzar a estirar completamente la pierna, pero sin que esté flexionada todo el tiempo. Si es el primer caso, notarás una oscilación en la cadera que te puede producir una lesión. Si es el segundo, te dolerán las rodillas. Aquí  podrás encontrar algunos consejos sobre cómo adecuar tu posición a la bici plegable.

 

Bicicletas urbanas o de paseo

Las bicis de paseo, también llamadas “estilo holandés”, solían ser las más utilizadas hace algunos años. Son de construcción sólida y sencilla, generalmente sin cambios o con muy pocos. Están pensadas para la comodidad: traen guardabarros y portaequipajes o canasta.

Su posición de manejo es relajada y sólo admite subir el asiento. Como en los demás casos, conviene que la pierna, en el punto de mayor estiramiento, esté apenas flexionada, sin forzar la cadera. Aunque hayan pasado un poco de moda, siguen siendo una gran opción, cómoda y económica, para moverse  por la ciudad.

 

Bicicletas playeras

Las playeras son bicicletas cómodas y simples. Generalmente son muy económicas, se caracterizan por su cuadro de líneas redondeadas. Este tipo de bicicletas no incluyen cambios de velocidades, así que no son convenientes si vamos a usarlas en caminos empinados o irregulares. Otra característica de estas bicicletas es que tienen freno contra pedal, es decir, que se acciona al pedalear hacia atrás; un sistema al que podemos tardar un poco en acostumbrarnos, pero que luego se vuelve irreemplazable. Son bicis pesadas y poco versátiles, así que no son convenientes para trayectos largos.

 

Mountain Bikes

Las mountain bikes, o MTB, están diseñadas para caminos difíciles e irregulares. Tienen llantas grandes y con agarre, de construcción sólida y con sistemas de 18 o 21 cambios. En muchos casos incluyen suspensión delantera y/o trasera, asientos angostos y manubrios rectos. Aunque no son las más cómodas para el uso cotidiano en la ciudad, son muy usadas en la actualidad y pueden verse por doquier. Son la opción más adoptada por las personas altas, puesto que existen en varias versiones de tamaño de cuadro, lo cual facilita una postura más cómoda para la espalda y las rodillas de quienes miden más de 1,85 mts.

Aquí podés consultar cómo ajustar la postura de tu mountain bike.

 

Bicicletas de pista

Las bicis de pista o de carrera están destinadas a la velocidad más que a la comodidad. Son livianas, de llantas muy angostas y lisas, con un manubrio bajo y curvo y sistemas de 18 y 21 cambios. Carecen de versatilidad y su postura es poco adecuada para la ciudad, aunque son ideales para quienes quieren entrenarse sobre dos ruedas.

Es importante, por el esfuerzo que exige, que la postura sea la adecuada para evitar lesiones. Aquí   podés consultar cómo ajustarla.

Esperamos que esta información te haya ayudado a tomar la decisión y empezar a andar en bicicleta. Ya sea para entrenar, pasear o ir al trabajo, es el vehículo ideal para el otoño que se avecina.


Rp./Salud - Calidad y Experiencia en Medicina Laboral - CONOCENOS