BLOG
BUSCADOR
NEWSLETTER

Suscribite y mantenete informado sobre temas vinculados a salud

CERTIFICADOS DE NORMAS
 
Somos la única compañía de medicina laboral con doble certificación de normas. Mirá nuestros certificados.

Aprender a leer y escribir disminuye hasta tres veces el riesgo de demencia

Alfabetismo y salud mental

Una investigación de la Universidad de Columbia sugiere que las personas que saben leer y escribir tienen menos riesgos de sufrir demencia que quienes no están alfabetizados.

Hace pocos días se dieron a conocer los resultados de las pruebas PISA (Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos), en las que participaron estudiantes de 15 años de edad de todo el país y del mundo. Estas evaluaciones, que no consideran contenidos curriculares sino habilidades y conocimientos adquiridos en el día a día, ubicaron a Argentina en un lugar desfavorable en relación con el promedio global. Más allá de estos resultados, lo cierto es que el mundo mira con atención el desempeño de las nuevas generaciones en la lectura y la escritura.


¿Por qué es importante saber leer y escribir?

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Educación y la Cultura (UNESCO), el alfabetismo no solo posibilita y fortalece nuestra capacidad para participar activamente en la sociedad sino que también permite el acceso a nuestros derechos básicos. Además, las habilidades en lecto-escritura son fundamentales para el desarrollo sustentable, mejoran la salud y la nutrición infantil, disminuyen la pobreza y multiplican las oportunidades en la vida de las personas.

Pero hay una ventaja de la alfabetización que no suele estar tan presente y que, sin embargo, es crucial para la calidad de vida de toda persona. Un estudio reciente ha demostrado que existe una relación estrecha entre el alfabetismo y la salud mental. La investigación dirigida por Jennifer Manly, del Departamento de Neurología de la Universidad de Columbia, explica que quienes saben leer y escribir tienen menos probabilidades de sufrir demencia que las personas analfabetas. La razón es que estas personas habitualmente realizan actividades que requieren usar el cerebro, como leer el diario o asistir a menores con sus tareas de la escuela. En otras palabras, la lectura y la escritura ayudan a fortalecer el cerebro, y esto puede prevenir o postergar la demencia.

El equipo de especialistas entrevistó a 983 personas: 237 alfabetizadas y 746 analfabetas. Todas realizaron exámenes médicos y pruebas de memoria y razonamiento, que debieron repetir en un período de 18 a 24 meses durante 4 años.

Al inicio de la investigación, padecía demencia el 18% de quienes estaban alfabetizados y el 35% de quienes no lo estaban. Al final del estudio, transcurridos los cuatro años de investigación, el 48 % de los participantes analfabetos había adquirido demencia. Por el contrario, solo el 27% de quienes sabían leer y escribir habían adquirido esa condición.

El estudio reveló, entonces, que las personas que saben leer y escribir tienen menos riesgos (casi la mitad) de padecer enfermedades mentales. A su vez, este conocimiento se plasma en altos puntajes en los tests de memoria y razonamiento.

Según la Dra. Manly, “incluso con pocos años de educación, las personas que aprenden a leer y escribir pueden adquirir ventajas para toda la vida”. 


Rp./Salud - Calidad y Experiencia en Medicina Laboral - CONOCENOS