BLOG
BUSCADOR
NEWSLETTER

Suscribite y mantenete informado sobre temas vinculados a salud

CERTIFICADOS DE NORMAS
 
Somos la única compañía de medicina laboral con doble certificación de normas. Mirá nuestros certificados.

Autocrítica y salud: desciende la tasa de mortalidad en hospitales abiertos a la autocrítica

Autocrítica y salud

Un estudio realizado en Gran Bretaña muestra que las tasas de mortalidad disminuyen cuando los equipos de profesionales pueden discutir más abiertamente los errores cometidos y proponer soluciones colectivas.

La imagen del médico autoritario e inapelable, de un Dr. House que nunca se equivoca o, al menos, nunca acepta sus errores, es terriblemente negativa para la salud de sus pacientes. Esta es, al menos, la conclusión a la que llegó un estudio realizado en 137 centros de salud británicos, llevado a cabo por dos especialistas en gestión de la salud.

La investigadora principal, Verónica Toffolutti, diseñó un estudio en el que compara la “apertura hospitalaria” y las tasas de mortalidad de cada centro. El nivel de “apertura hospitalaria” se mide según la libertad que tiene el personal médico y no médico para hablar si ven algo que puede ser negativo para un paciente y para cuestionar las decisiones del personal superior si no está de acuerdo. Aunque ya se había mostrado el impacto positivo de la apertura en la seguridad de los pacientes y la comprensión del tratamiento, es la primera vez que se comprueba su relación con las tasas de mortalidad.

Tomando datos de mortalidad de 2012 a 2014, las investigadoras administraron una encuesta para medir la apertura hospitalaria en 137 centros, lo que les permitió alcanzar dos resultados destacados. El primero es que por cada punto que aumenta la apertura hospitalaria, la tasa de mortalidad desciende 6,48 puntos, lo cual indica que el impacto es muy alto. El segundo es que la apertura hospitalaria está creciendo, al menos en Inglaterra, puesto que pasó de un promedio de 13,63 puntos en 2012 a 16,49 en 2014.

 Aislando los componentes de la apertura hospitalaria, el más importante es la existencia de buenos procedimientos internos para comunicar errores e incidentes. Esto permite que la responsabilidad por los errores sea también compartida, dejando de ser una enorme presión sobre el individuo para ser parte de las funciones y responsabilidades institucionales.                

Vale la pena, entonces, fomentar una cultura institucional de la apertura y la confianza, en orden a mejorar los resultados y disminuir la presión y el estrés sobre los individuos.


Rp./Salud - Calidad y Experiencia en Medicina Laboral - CONOCENOS