BLOG
BUSCADOR
NEWSLETTER

Suscribite y mantenete informado sobre temas vinculados a salud

CERTIFICADOS DE NORMAS
 
Somos la única compañía de medicina laboral con doble certificación de normas. Mirá nuestros certificados.

¿Bañarse de noche o de día? La opinión de los especialistas

Beneficios de bañarse de día o de noche

¿Cuándo es mejor la ducha? ¿Fría o caliente? ¿Ayuda a despertarse o a dormir? Respondemos todas tus preguntas en esta nota.

Hay fundamentalistas en todos los temas: políticos, religiosos, alimentarios… Pero pocos son más aferrados a sus convicciones que los fanáticos de la ducha matutina. O nocturna.

“¿No necesitás empezar el día fresco y limpio? ¿No te aclara las ideas y te abre los poros una buena ducha?”, dicen los primeros.

“¿No te da asco ir a acostarte con toda la suciedad del día? ¿No dormís mejor con el cuerpo recién bañado?”, dicen los segundos.

Estos son sus principales argumentos:

 

Sí a la ducha matutina

Obviamente vamos a bañarnos después de ir al gimnasio o correr por la mañana. Pero ¿tiene algún beneficio para los demás?

Según la Dra. JanetKennedy, un buen baño matutino es una gran ayuda para aquellos a los que nos cuesta despertarnos, puesto que nos pone rápidamente en un estado de alerta. Para eso es importante que la ducha sea tibia: no demasiado caliente, puesto que equipara la temperatura corporal, pero tampoco completamente fría, para evitar un contraste demasiado alto.

 

Sí a la ducha nocturna

Si tenés problemas para conciliar el sueño, una ducha caliente, 90 minutos antes de acostarte, es una muy buena idea. La Dra. Kennedy señala que el cuerpo, naturalmente, tiende a enfriarse hacia la noche. Una ducha caliente lleva a un enfriamiento más rápido, lo cual ayuda a inducir el sueño. También ayuda a relajar los músculos y aliviar la tensión.

Sin embargo, cuidado con esas duchas muy calientes y prolongadas: tienden a secar e irritar la piel. Los especialistas recomiendan una duración de entre 5 y 10 minutos para que no afecte tu piel ni tu cuero cabelludo.

 

¿Y por qué no las dos?

No hay motivos para no tomar dos duchas cortas en el día, por la mañana y por la noche, que te ayuden a estar limpio y relajado. En ese caso, es recomendable que no superen los 10 minutos y que regules la temperatura para cada momento: por las mañanas, es mejor que el agua esté tibia, sin ser fría, para ayudarte a despertarte y estar alerta; por las noches, es preferible que el agua esté más caliente, sin enrojecer la piel, para limpiar los poros y ayudar a inducir el sueño.