BLOG
BUSCADOR
NEWSLETTER

Suscribite y mantenete informado sobre temas vinculados a salud

CERTIFICADOS DE NORMAS
 
Somos la única compañía de medicina laboral con doble certificación de normas. Mirá nuestros certificados.

Claves para comer saludable

Comer saludable

En los últimos años se ha advertido un incremento en la malnutrición de niños y adultos que ya no corresponde a la falta de alimentos en los países más pobres, sino a la mala alimentación en los países más ricos. La obesidad es, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), un importante factor de riesgo de muerte humana cada año, como consecuencia del exceso de peso y enfermedades derivadas.

Pero no son el sobrepeso y la obesidad las únicas enfermedades derivadas de la mala nutrición: a veces no hay signos visibles que indiquen una alimentación deficiente, y es necesario realizar análisis clínicos que evalúen el nivel de colesterol, glucemia, glóbulos rojos, etc. en nuestro organismo. En todos los casos será necesario realizar ejercicio físico y cambiar los hábitos alimentarios.

Es por ello que prestar atención a lo que comemos, sus ingredientes, las cantidades que ingerimos y el equilibro entre alimentos es fundamental para mantener un cuerpo sano y un rendimiento mental óptimo. El nutricionista es la persona que está especialmente capacitada para esta tarea.

En efecto, el médico nutricionista atiende a pacientes sanos o enfermos con el objetivo de asesorarlos en cuanto a la calidad y la cantidad de alimentos que ingieren, teniendo en cuenta una evaluación global de cada uno. Eventualmente podrá derivar al paciente a una persona licenciada en nutrición que lleve adelante el control de la dieta. Todas las obras sociales incluyen nutricionistas en su planta médica, tanto para recibir pacientes derivados como para recibir consultas espontáneas. Por ese motivo no hay excusas: ya sea que quieras bajar de peso, aumentarlo o balancear tu dieta, pedí turno con un nutricionista.

Algunos hábitos de alimentación saludable


- Desayuná bien: ni mucho ni muy poco; se recomienda una porción de frutas, una de lácteos y una o dos de cereales. No es necesario “llenarse” en el desayuno; tampoco hay que tomar un café a las apuradas y salir. Lo recomendable es que cubra el 15% de las calorías diarias, es decir, unas 300.

- Organizá las comidas: mantener horarios regulares ayuda a nuestro organismo a aprovechar y procesar eficientemente la energía de nuestros alimentos. Al realizar pequeñas colaciones durante el día, cada tres horas, aproximadamente, reponemos energía sin la sensación de apetito que nos desestabiliza y nos puede conducir a un atracón.

- Cuidado con las cantidades: además de revisar los ingredientes de nuestras comidas, es fundamental tener en cuenta el tamaño de las porciones. La industria alimentaria, especialmente en comidas poco saludables como snacks y bebidas gaseosas, ha aumentado notablemente el tamaño de sus envases, favoreciendo la ingesta excesiva de alimentos que no nos traen ningún beneficio.

- Comé despacio, masticá bien y disfrutá cada bocado. De esta manera, evitamos la ansiedad que nos puede dar el apetito, digerimos mejor y ayudamos a no repetir el plato.


Rp./Salud - Calidad y Experiencia en Medicina Laboral - CONOCENOS