BLOG
BUSCADOR
NEWSLETTER

Suscribite y mantenete informado sobre temas vinculados a salud

CERTIFICADOS DE NORMAS
 
Somos la única compañía de medicina laboral con doble certificación de normas. Mirá nuestros certificados.

Crisis respiratoria por los cigarrillos electrónicos: alertan por enfermedades pulmonares

Cigarrillos electrónicos

Este año aumentaron dramáticamente las internaciones por afecciones pulmonares de personas que usan vapeadores o cigarrillos electrónicos en Estados Unidos. Con el aumento de su uso, aumentan los riesgos. En esta nota, te contamos cuáles son.

Estados Unidos sufre una crisis de enfermedades pulmonares severas, que las autoridades atribuyen al uso de cigarrillos electrónicos. Según la CNN, hasta ahora hubo internaciones de 4 personas en Minnesota, 25 en Wisconsin y 11 en Illinois. En todos los casos, se trata de personas jóvenes, sin antecedentes de enfermedades respiratorias, que eran usuarios frecuentes de cigarrillos electrónicos.

En Argentina, se estima que en 2017 ya 2.1 millones de jóvenes consumían este producto. En Argentina, ese año experimentó un considerable aumento en el consumo en personas de 18 a 24 años, según indica el informe de la Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación Argentina (Sedronar). 

Su forma práctica y atractiva, la variedad y originalidad de sabores y su falta de olor explican que, aunque esté prohibido, el dispositivo goce de buena reputación y sea objeto de gran número de compras online. Fundamentalmente, se ha instalado la idea de que es inofensivo para quienes lo usan, y por eso es especialmente valorado por quienes buscan dejar de fumar.

Sin embargo, no todo es lo que parece. Según el último informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), con los cigarrillos electrónicos deberían tomarse los mismos recaudos que con los tradicionales: regular su venta, prohibir su uso a menores de edad, informar masivamente sobre sus efectos y evitar su consumo en lugares cerrados. Las causas de esta advertencia son varias.

 

¿Por qué el vapeador puede ser nocivo?

Las principales causas para limitar el consumo de cigarrillos electrónicos son tres, relacionadas con la toxicidad de sus contenidos, la presencia de nicotina y la falsa ayuda para quienes intentan dejar de fumar.

Si bien hay publicidades que lo muestran como saludable, sus emanaciones no son inofensivas. Por el contrario, pueden dañar a quienes fuman de manera activa o pasiva por una simple razón: lo que se inhala no es puro vapor de agua. Según un estudio reciente, pueden incluir varios gases irritantes para los pulmones y hasta carcinógenos. Además, daña el sistema inmune y genera problemas en el aparato circulatorio debido al aumento del ritmo cardíaco y de la presión sanguínea.

Es evidente que, si bien el vapeo puede ser menos nocivo que el cigarrillo tradicional, ello no significa que no sea nocivo. Incluso, aunque mucha gente no lo sabe, los cigarrillos electrónicos contienen tanta o más nicotina que los clásicos. Como explica la Fundación Argentina del Tórax, la nicotina es una sustancia psicoactiva, tóxica y sumamente adictiva que afecta el sistema nervioso y el aparato cardiovascular. Un estudio de la Universidad de California muestra la sorprendente semejanza entre el cigarrillo tradicional y el electrónico, en cuanto a los efectos que pueden causar en la salud. De hecho, en Argentina la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) determinó la prohibición de este producto en 2011 y la ratificó en 2016. El problema es que la mayoría de quienes consumen cigarrillos electrónicos desconoce sus componentes y, con ello, sus efectos dañinos. Por eso, la OMS recomienda disminuir la publicidad del producto y eliminarlo por completo de los avisos que estimulan su consumo como forma de abandonar el hábito fumador.

Para la OMS hay un perjuicio adicional, y es el engaño que sufren aquellas personas que quieren dejar de fumar y ven al vapeador como una buena solución. Hasta el momento esta solución es solo un mito. En vez de ayudar a acabar con el hábito de fumar, es posible que el e-cigarrillo esté boicoteando los esfuerzos de quienes tienen una adicción a la nicotina y que, a su vez, esté propiciando adicciones en la población más joven. Por eso, la Administración Federal de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos señaló en 2018 que el consumo de cigarrillos electrónicos alcanzó una “proporción epidémica”, que puso en un brete a las principales empresas comercializadoras de vapeadores, que deberán encontrar la forma de evitar su venta a menores de edad.

El problema principal de este nuevo éxito comercial y cultural es la falta de conocimientos incluso por parte de la comunidad científica médica. En un artículo reciente, el médico Michael Blaha, director de investigación clínica del Centro de prevención de enfermedades cardiovasculares del John Hopkins Hospital, Estados Unidos, explica que, al vapear, “te estás exponiendo a todo tipo de químicos que todavía no comprendemos y que probablemente no sean seguros”. Y agrega que, a causa del vapeador, muchas personas que de otra manera no hubieran desarrollado el hábito de fumar lo están haciendo con este producto.


Rp./Salud - Calidad y Experiencia en Medicina Laboral - CONOCENOS