BLOG
BUSCADOR
NEWSLETTER

Suscribite y mantenete informado sobre temas vinculados a salud

CERTIFICADOS DE NORMAS
 
Somos la única compañía de medicina laboral con doble certificación de normas. Mirá nuestros certificados.

De ciencia ficción: investigadores argentinos probaron con éxito un páncreas artificial

Páncreas artificial para pacientes con diabetes
Desarrollaron un sistema artificial que monitorea y administra insulina en pacientes con diabetes tipo 1, el primero de su tipo en América Latina.

Un equipo interdisciplinario presentó a mediados de noviembre un sistema artificial novedoso, de desarrollo nacional, que reemplaza al páncreas en pacientes que padecen diabetes tipo 1. El sistema cuenta con tres componentes: un monitor de glucosa en sangre, una bomba de insulina y una aplicación de celular que funciona con un algoritmo especialmente desarrollado, llamado ARG (“Automatic Regulation of Glucose” o “Regulación automática de glucosa”), que recibe los datos del monitor y comunica a la bomba cuánta insulina debe administrar.

El equipo, dirigido por el ingeniero Ricardo Sánchez Peña, comenzó a trabajar en el año 2010, e incluye a investigadores del CONICET, la Universidad Nacional de La Plata, la Universidad Nacional de Quilmes, el Instituto Tecnológico de Buenos Aires y el Servicio de Endocrinología del Hospital Italiano. En junio de este año se realizaron las primeras pruebas clínicas, cuyos resultados incluyeron una reducción significativa en la oscilación de los niveles de glucosa y la eliminación de las crisis nocturnas, puesto que el monitoreo y la administración de insulina son constantes y automáticos.

Aunque los primeros resultados han sido muy positivos, el proyecto está en los primeros pasos de la etapa experimental, y todavía no tiene una fecha estimada de lanzamiento al mercado.

El desarrollo contó con financiamiento del CONICET, la Fundación Nuria en Argentina, Cellex en España y el laboratorio Roche. Esperamos que en el futuro próximo continúe este tipo de colaboraciones entre el sector público, el sector privado y el tercer sector como camino para la innovación científica en nuestro país.