BLOG
BUSCADOR
NEWSLETTER

Suscribite y mantenete informado sobre temas vinculados a salud

CERTIFICADOS DE NORMAS
 
Somos la única compañía de medicina laboral con doble certificación de normas. Mirá nuestros certificados.

Día Mundial de la Hepatitis 2012

El 28 de julio se conmemora el Día Mundial de la Hepatitis, establecido en esa fecha por la OMS desde el año 2010. El objetivo de esta celebración es incrementar conciencia acerca de la enfermedad, su diagnóstico, tratamiento y prevención y disipar dudas, temores y prejuicios acerca de ella. Muchos años antes, distintas sociedades civiles y ONG´s trabajaban en el mundo y en la Argentina con los mismos supuestos. En nuestro país, se pueden mencionar Organización Hepatitis 2000, Fundación HCV Sin Fronteras y HepaRed – Argentina. Entre las actividades de difusión se destaca el intento de obtener el Guinness World Record TM propuesto por la Alianza Mundial contra la Hepatitis, tratando de reunir a la mayor cantidad posible de personas en una actividad simbólica vinculada con la enfermedad, en todo el mundo a la misma hora. En Argentina la convocatoria será en el Planetario, el 28/07/12, a las 11.00 AM. Estará disponible un stand del Ministerio de Salud de la Nación en el que se ofrecerá vacunación gratuita contra la Hepatitis B.

Recordamos que la Hepatitis es una inflamación hepática de origen viral, cuyos mecanismos de transmisión, prevención, diagnóstico y tratamiento varían según el tipo de virus trasmisor.

Hepatitis A: todavía frecuente (1.4 millones de casos nuevos por año), eventualmente epidémica, se trasmite por la ingestión de alimentos o bebidas contaminados, o por contacto estrecho con una persona infectada. Generalmente benigna, sus síntomas van desde cansancio extremo, pérdida de apetito y nauseas, hasta coloración amarillenta de piel y mucosas, y orinas oscuras. Se previene con vacunación, medidas higiénicas y agua salubre. Se trata con reposo y medidas higiénico dietéticas. Desde el punto de vista laboral, todos los trabajadores que intervengan en la cadena productiva de los alimentos deben ser controlados y/o vacunados para sostener una inmunización permanente.

Hepatitis B: aproximadamente 2000 millones de personas infectadas por el virus a nivel mundial, 600.000 muertes al año por su causa. Se trasmite de manera similar al virus de VIH, pero su potencialidad infecciosa es mayor. Contacto sexual, contacto directo de sangre a sangre, uso de agujas contaminadas, transmisión madre hijo, son las vías habituales de contagio. En la etapa aguda sus síntomas son inespecíficos, difíciles de identificar. El paso a la cronicidad es mayor en niños que en adultos, y puede desembocar en cuadros graves y como fuera dicho, mortales. Hay diversas alternativas terapéuticas dependiendo del caso, no siempre eficaces. Se previene eficientemente con vacunación, la cual está incluida en el calendario nacional. Desde el punto de vista laboral, los trabajadores de la salud están severamente expuestos a contraerla y deben adoptar las medidas preventivas de público conocimiento, empezando por tomar todo contacto con cualquier fluido corporal humano como si este estuviera infectado, y mantener permanentemente actualizado su estado inmunológico.

Hepatitis C: se calculan 150 millones de personas crónicamente infectadas y 350.000 muertes por año por este virus. Se trasmite por contacto con la sangre de una persona infectada, transfusiones, jeringas, pinchazos, piercings, tatuajes, etc., y también perinatalmente. La trasmisión sexual es menos frecuente pero puede darse si no se toman precauciones. No se trasmite por alimentos ni bebidas ni contactos sociales. En la etapa aguda los síntomas son también inespecíficos, por lo que hay un alto porcentaje de pasaje a la cronicidad. Ante la ausencia hasta ahora de vacuna, es muy importante el diagnóstico precoz mediante análisis de laboratorio ante cualquier sospecha en personas expuestas. Dependiendo del tipo de infección, se utilizan tratamientos antivíricos con diversos grados de eficacia. Desde el punto de vista laboral, nuevamente el personal de la salud está expuesto al contagio pero por los estudios hasta aquí existentes con sustancialmente menor frecuencia que con el virus de la hepatitis B.

La Dirección