BLOG
BUSCADOR
NEWSLETTER

Suscribite y mantenete informado sobre temas vinculados a salud

CERTIFICADOS DE NORMAS
 
Somos la única compañía de medicina laboral con doble certificación de normas. Mirá nuestros certificados.

Día Mundial de la Lucha Contra el SIDA

Día Mundial de la Lucha Contra el SIDA
SIDA: un día por la prevención y contra la discriminación 1 de diciembre, Día Mundial de la Lucha Contra el SIDA.

El Síndrome de la Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) es causado por el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH o HIV, por sus siglas en inglés). Aunque es comúnmente considerado una “enfermedad”, consiste en realidad en un conjunto de enfermedades que atacan a la persona infectada como consecuencia del dramático deterioro de su sistema inmune causado por el virus.

Los primeros casos de la enfermedad fueron documentados en 1981 en Los Ángeles y San Francisco (Estados Unidos). Puesto que la mayoría de los primeros pacientes eran homosexuales, la opinión pública instaló el prejuicio de que se trataba de una enfermedad propia de este grupo. Aunque la comunidad científica nunca identificó una relación entre la orientación sexual y el síndrome, se trata de una idea discriminatoria que se extendió rápida y perdurablemente.

El contagio del VIH se produce por el contacto entre fluidos corporales con una alta concentración viral, especialmente el semen, la sangre y las secreciones vaginales. Aunque se ha documentado la presencia del VIH en saliva, lágrimas y orina, no se ha probado ningún caso de contagio por estos fluidos. Las tres vías de contagio más frecuentes son las relaciones sexuales sin preservativo, el uso compartido de agujas contaminadas y la transmisión de la madre al hijo durante el embarazo, el parto o la lactancia.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el año 2012 había 35,3 millones de personas infectadas por el VIH. Sólo ese año se produjeron 2,3 millones de nuevos contagios. La principal forma de lucha contra el SIDA es, entonces, la prevención, especialmente enfocada a las tres vías más importantes de contagio.

- El uso correcto de preservativos es el único medio de prevención del contagio durante las relaciones sexuales. Debe usarse durante toda la relación, sin importar el punto de penetración, puesto que el virus puede contagiarse tanto por vía vaginal como anal y oral.

- Aunque el uso de preservativos es uno de los ejes principales de las campañas de prevención del SIDA, las relaciones sexuales sin cuidado siguen siendo la principal causa de infecciones: según estudios recientes, el 40 % de los adolescentes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires no usa preservativos durante sus relaciones sexuales. El 50 % de las infecciones de la Provincia de Buenos Aires fueron por relaciones heterosexuales sin protección. Algunas organizaciones civiles recomiendan la abstinencia sexual con parejas ocasionales como modo de evitar ocasiones en las que pudiera haber riesgo de contagio.

- Debe evitarse todo contacto con sangre, empleando elementos descartables y esterilizados: agujas, jeringas, hojas de afeitar, cepillos de dientes, guantes de látex. Cuando vamos a donar o extraernos una muestra de sangre, cuando vamos a hacernos un tatuaje o colocarnos un piercing, debemos exigir que el material sea abierto frente a nuestros ojos. Esto forma parte del protocolo sanitario y debe hacerse respetar para eliminar el riesgo de contagio de VIH.

- La transmisión “vertical”, de madre a hijos, durante el embarazo, el parto o la lactancia puede reducirse a cero. Una madre infectada puede tener hijos sanos siempre y cuando inicie un tratamiento temprano, realice controles frecuentes, un parto adecuado y no amamante a su bebé. Ante la menor exposición a situaciones de riesgo, las mujeres embarazadas o que amamanten deben realizarse el test de VIH para evitar todo riesgo de contagio.

El test de VIH es gratuito, voluntario y confidencial, y puede realizarse en cualquier hospital público del país. Recientemente se ha implementado un test rápido que permite arrojar un resultado en 20 minutos. El avance de los tratamientos paliativos permite una mejora significativa de la calidad de vida de las personas infectadas, pero para ello es fundamental iniciar el tratamiento en las primeras etapas de la enfermedad. Lamentablemente, cerca del 50% de los infectados no sabe que ha contraído el virus.

La primera herramienta para combatir el virus del HIV/SIDA es la prevención. La segunda es el test: una detección temprana permite mejorar la calidad de vida del paciente y de quienes lo rodean.