BLOG
BUSCADOR
NEWSLETTER

Suscribite y mantenete informado sobre temas vinculados a salud

CERTIFICADOS DE NORMAS
 
Somos la única compañía de medicina laboral con doble certificación de normas. Mirá nuestros certificados.

EPOC, mucho más que una simple, reiterada y molesta tos

La abreviatura EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica) no designa una enfermedad independiente, sino que engloba un grupo de enfermedades de los pulmones con una sintomatología parecida. Los médicos hablan de EPOC cuando existe al menos una de las siguientes enfermedades pulmonares:
Por lo tanto, la EPOC es, por definición, una enfermedad pulmonar permanente (crónica) subdiagnosticada, no totalmente reversible, caracterizada por bronquios cada vez más taponados o estrechos (obstruidos) o, como en el enfisema pulmonar, por un tejido pulmonar hiperinsuflado. Estas alteraciones en los pulmones son las responsables de los síntomas principales de la EPOC.


Diagnóstico y factores de riesgo


El diagnóstico de EPOC debe ser considerado en cualquier paciente que tenga síntomas crónicos de tos, expectoración, disnea, y/ó historia de exposición a factores de riesgo para la enfermedad. Su principal causa es el humo del tabaco (fumadores activos y pasivos).

Otros factores de riesgo son:
  • La contaminación del aire de interiores (por ejemplo, la derivada de la utilización de combustibles sólidos en la cocina y la calefacción).

  • La contaminación del aire exterior.

  • La exposición laboral a polvos y productos químicos (vapores, irritantes y gases).

  • Las infecciones repetidas de las vías respiratorias inferiores en la infancia.
Su diagnóstico es básicamente fisiológico, por lo que para confirmarlo se requiere un estudio espirométrico.

Según FundEPOC, algunas de las descripciones más frecuentes de los pacientes al referirse a la enfermedad son:
  • '... es una enfermedad que en principio te reclama que no te muevas...'

  • '... te hace decidir dejar para después lo que tienes ganas de hacer ahora...'

  • '... cuando estoy en crisis, quiero recuperarme y no puedo, me desespero...'

  • '...me agito, me falta el aire, me late la sien, sé que tengo que aspirar por la nariz y expirar por la boca...'

Tratamiento


Existen diversos tratamientos, teniendo en cuenta el estado de salud del paciente. Entre ellos:
  • Vacunas (para la gripe, anual, y para la neumonía, cada 5 años).

  • Tratamiento agresivo de las infecciones pulmonares (antibióticos).

  • Broncodilatadores y corticoides inhalados.

  • Corticosteroides.

  • Oxígeno suplementario.

  • Programa de ejercicios supervisados (rehabilitación respiratoria).

  • Apoyo psicológico/familiar (evitar el aislamiento).

  • Dieta. Planificar la alimentación para evitar tanto el sobrepeso como la desnutrición.

  • Cirugía.

Prevención


La mejor prevención es no ejercer el hábito de fumar. Para ello la información y educación son fundamentales.

El Convenio Marco de la OMS (Organización Mundial de la Salud) para el Control del Tabaco es una respuesta a la mundialización de la epidemia de tabaquismo y tiene por objetivo proteger a miles de millones de personas de la exposición nociva al humo del tabaco. Es el primer tratado sanitario mundial que ha negociado la OMS y ha sido ratificado ya por más de 167 países.

La OMS también encabeza la Alianza Mundial contra las Enfermedades Respiratorias Crónicas (GARD), una alianza voluntaria de organizaciones, instituciones y organismos nacionales e internacionales que trabajan para alcanzar el objetivo común de reducir la carga mundial de enfermedades respiratorias crónicas y lograr un mundo en el que todos puedan respirar libremente.

Cifrada en 2300 millones de personas, la población cubierta en todo el mundo por al menos una medida de limitación del consumo de tabaco que salva vidas, se ha más que duplicado en los últimos cinco años, según el Informe OMS sobre la epidemia mundial de tabaquismo 2013. El número de personas abarcadas por prohibiciones de la publicidad, la promoción y el patrocinio del tabaco, aumentó en casi 400 millones, residentes principalmente en países de ingresos bajos y medianos.

Médicos argentinos han desarrollado un muy simple cuestionario denominado CODE (cuestionario para la detección del EPOC), que ha sido validado por la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria e intenta despertar conciencia sobre la enfermedad y dejar en conocimiento de quienes lo responden si es necesario que realicen una consulta médica vinculada a este tema.


Incidencia


En Europa y América del Norte, entre el 8 y el 13% de los adultos padecen EPOC, aumentando la incidencia con la edad.

La EPOC es la enfermedad común con mayor índice de crecimiento. En Europa sólo se diagnostica uno de cada cinco casos, por lo que la mayoría de las personas afectadas desconoce que sufren la enfermedad.

Entre las distintas causas de muerte, la EPOC ocupa un puesto importante. Actualmente es la cuarta causa de muerte a nivel internacional, con una tendencia al alza. Si bien ha sido una enfermedad predominantemente masculina, con el aumento del hábito tabáquico en el sexo femenino, la brecha se ha ido acortando y hay zonas en donde la aparición de nuevos casos afecta a ambos sexos por igual. En el año 2020 probablemente la EPOC será la tercera causa de muerte a nivel mundial, precedida por la cardiopatía isquémica (enfermedad cardíaca coronaria) y la enfermedad cerebrovascular (enfermedades de los vasos sanguíneos que irrigan el cerebro y que con su alteración pueden provocar una infarto cerebral).


Rp./Salud


Fuentes: Organización Mundial de la Salud, DocSalud.com, fundEPOC, Onmeda.es, Asociación Argentina de Medicina Respiratoria.