BLOG
BUSCADOR
NEWSLETTER

Suscribite y mantenete informado sobre temas vinculados a salud

CERTIFICADOS DE NORMAS
 
Somos la única compañía de medicina laboral con doble certificación de normas. Mirá nuestros certificados.

El futuro del dinero... ¿ya llegó?

Las billeteras digitales y el Bitcoin
Los bitcoins y los medios de pago digitales. Te contamos los nuevos medios de pago que están comenzando a revolucionar nuestra billetera.

Nos hemos acostumbrado, cada vez más, a realizar transacciones sin tocar dinero. A comienzos de los años ochenta, clientes y comerciantes desconfiaban de esos plásticos nuevos llamados “tarjetas de crédito”. Poco tiempo después comenzaron a cobrar sus sueldos a través de los cajeros automáticos y, de esa manera, dejaron de depender del horario del banco para realizar operaciones.

La comodidad y la seguridad de no llevar efectivo encima es innegable: pagamos los viajes con la Sube, nuestras compras con tarjeta, los servicios por Home Banking, nuestras vacaciones por Internet... Aunque el 85% de las transacciones en el mundo todavía se hacen con billetes y monedas, en los sectores de ingresos medios y altos de los países desarrollados ha crecido enormemente el uso de medios virtuales para realizar transacciones económicas.

Las nuevas tecnologías para el manejo del dinero no son solamente alternativas a las tarjetas de crédito y débito. Se proponen cambiar nuestras ideas acerca del dinero, e incluso el dinero mismo. En esta nota te presentamos algunos de estos avances: las billeteras digitales y el Bitcoin.


Apple Pay y las billeteras digitales

Como en tantas otras tecnologías, Apple ya hizo punta en el desarrollo de las billeteras digitales. Se trata, en realidad, de maneras de flexibilizar y agilizar el uso de redes de pago ya existentes, como las tarjetas de crédito. Apple Pay, por ejemplo, funciona por aproximación: se acerca el dispositivo (iPhone, Apple Watch o iPad) al lector del comercio, que carga el pago a la tarjeta de crédito del usuario. Al hacerlo, genera un código numérico al azar que no puede ser recuperado ni reutilizado. De esta manera, no hay riesgo de robo de la tarjeta física ni del número de tarjeta, generando una experiencia rápida y segura.

A diferencia de otras iniciativas parecidas, como PayPal y Google Wallet, las billeteras digitales de Apple y LoopPay no buscan suplantar los sistemas de crédito ya existentes, sino agilizar y hacer más seguro su uso. Hasta ahora, las experiencias existentes vienen siendo exitosas, aunque deben superar el mayor obstáculo de todos: la desconfianza y el miedo de los usuarios a dejar su dinero en manos de nuevas tecnologías.


El Bitcoin: un nuevo concepto de dinero

Cada vez más escuchamos hablar de los bitcoins, esa moneda global que no emite ningún país pero, sin embargo, es aceptada en casi todos. Segura, imposible de rastrear, imposible de falsificar y manipular, todavía es poco lo que el público en general sabe sobre ella.

El Bitcoin nació en el año 2009. A diferencia del dinero tradicional, los bitcoins no son generados por un banco central sujeto a la decisión de un individuo o grupo. Sólo se producen por un sistema criptográfico de increíble complejidad que es operado por miles de usuarios en todo el mundo, llamados miners, ninguno de los cuales puede controlar la producción de criptomoneda. El ritmo de creación de nuevos bitcoins está fijado de antemano, de manera que, al aumentar la cantidad de mineros, disminuye la cantidad de bitcoins que puede ganar cada uno. Cada año, la producción se reduce a la mitad, de manera que, al llegar a los 21 millones de bitcoins, ya no podrán producirse más.

Esto hace que la moneda tenga un valor altísimo, puesto que la reserva mundial de Bitcoins nunca podrá superar los 21 millones. En este mercado, no hay “maquinita” que valga, motivo por el cual su valor tiende a subir. En la actualidad, 1 Bitcoin equivale a 914 dólares.

Aunque genera todavía mucha desconfianza en el público en general, se trata de una moneda muy segura, porque no puede falsificarse. Las transacciones son efectuadas con comisiones muy bajas, o nulas, y no están sujetas a regulaciones impositivas en la mayoría de los países. Por su encriptación, y porque no circula por los circuitos bancarios, se trata de una moneda anónima e imposible de rastrear. De allí que sea muy utilizada en el mundo del delito, sobre todo en aquellos casos que tienen cierto nivel de sofisticación o que están vinculados a la tecnología, como el robo de datos o el hackeo de dispositivos o redes.

Algunos comercios minoristas, sin embargo, han comenzado a aceptar bitcoins como forma de pago. Si bien todavía son pocos los clientes que los usan, su empleo es un signo de distinción y sofisticación que muchos comerciantes quieren imprimir a sus negocios.

¿Qué es lo que hace que el Bitcoin tenga valor? A diferencia de otras monedas, no está respaldado por otra fuente de valor, como el dólar, el oro o la plata. Depende, fundamentalmente, de su adopción por miles de usuarios y de la confianza que el mercado tenga en su uso. Esta es la cara menos conocida de esta criptomoneda: así como hoy vale casi mil dólares la unidad, su valor fluctúa constantemente y podría llegar a perderlo por completo.