BLOG
BUSCADOR
NEWSLETTER

Suscribite y mantenete informado sobre temas vinculados a salud

CERTIFICADOS DE NORMAS
 
Somos la única compañía de medicina laboral con doble certificación de normas. Mirá nuestros certificados.

Lucha contra el cáncer: prevención

Prevención del cáncer
El 4 de febrero se conmemora el día mundial contra el cáncer. Aunque se lo nombra con miedo y se lo considera, a menudo, incurable, el 30% de los casos es prevenible. En esta nota te contamos cómo.

El nombre “cáncer” reúne un conjunto de enfermedades que se producen cuando células anormales se dividen sin control, expandiéndose a otros tejidos del cuerpo, afectándolos. Existen más de 100 clases diferentes.

Puesto que no se trata de una enfermedad, sino de varias, de algunas se conocen estrategias de prevención y se han desarrollado tratamientos más eficaces, mientras que en otras no hay el mismo nivel de conocimiento. En todos los casos, es importante la detección temprana para que los tratamientos sean más efectivos.

Factores de riesgo y prevención

Según la Organización Mundial para la Salud, al menos un tercio de los casos de cáncer pueden prevenirse evitando factores de riesgo. Los principales son los siguientes:

- Tabaco. Quizás el más conocido, el consumo de tabaco (ya sea fumado, inhalado o mascado) se encuentra altamente asociado al cáncer de pulmón, esófago, laringe (cuerdas vocales), boca, garganta, riñón, vejiga, páncreas, estómago y cuello del útero. Aunque su consumo ha disminuido en la última década, no hay que dejar de insistir con sus efectos nocivos en la salud.

- Falta de actividad física, factores alimentarios, obesidad y sobrepeso. No sólo afectan la estética corporal o el colesterol. La alimentación incorrecta y el sobrepeso se asocian al cáncer de esófago, colon y recto, mama, endometrio y riñón. La mejor estrategia: una alimentación balanceada, un peso adecuado y actividad física habitual.

- Alcohol. Uno de los factores de riesgo menos conocido, el consumo excesivo de bebidas alcohólicas puede producir cáncer de boca, faringe, laringe, esófago, hígado, colon y recto, y mama. Su incidencia es más alta de lo que se cree habitualmente: el 22 % de los hombres y el 9% de las mujeres con cáncer de boca y orofaringe lo han desarrollado por exceso de alcohol.

- Infecciones. El 22% de las muertes por cáncer en los países subdesarrollados y el 6% en los países desarrollados son causados por infecciones como la hepatitis viral B y C (que afecta el hígado), el virus del papiloma humano (que afecta el cuello del útero) y la bacteria Helicobacter pylori (que ataca al estómago) que aumenta el riesgo de cáncer de estómago. Las principales medidas preventivas son la vacunación y la prevención del contagio.

- Contaminación ambiental. Alrededor del 4% de todos los casos de cáncer son producidos por factores ambientales como el arsénico, el asbesto, el humo de carbón y micro partículas. Para ello es necesario evitar la exposición y, cuando esto no sea posible, emplear medios de prevención como barbijos, filtros de aire y agua.

- Carcinógenos ocupacionales. Más de 40 sustancias que se encuentran en lugares de trabajo producen cáncer en quienes se exponen a ellas cotidianamente. Entre el 20 y el 30% de los hombres, y entre el 5 y el 20 % de las mujeres se han visto expuestos a este tipo de sustancias en su lugar de trabajo, que causan cáncer de pulmón, vejiga, laringe, piel, nasofaríngeo y leucemia. Es fundamental, para la prevención, una evaluación completa de las Condiciones y Medioambiente de Trabajo a cargo de personal idóneo.

- Radiaciones. Distintos tipos de radiaciones se encuentran vinculadas al desarrollo de la enfermedad. Entre las más frecuentes está la exposición residencial al gas radón, que emana del suelo y los materiales de construcción, que es la segunda causa de cáncer de pulmón, después del humo del tabaco. Las radiaciones solares prolongadas y frecuentes, como las que recibimos al tomar sol, conllevan también un alto riesgo de desarrollo de cáncer de piel y melanoma.