BLOG
BUSCADOR
NEWSLETTER

Suscribite y mantenete informado sobre temas vinculados a salud

CERTIFICADOS DE NORMAS
 
Somos la única compañía de medicina laboral con doble certificación de normas. Mirá nuestros certificados.

Gripe Estacional

Como todos los años, al inicio de la temporada otoñal, la población se plantea la alternativa de la vacunación antigripal. Nos parece oportuno hacer algunos comentarios que ayuden a tomar la decisión y esclarecer en qué casos no es electivo si no altamente recomendable y necesario vacunarse contra la gripe.

La gripe estacional es una infección vírica aguda causada por un virus gripal. Hay tres tipos de gripe estacional: A, B y C. Los virus gripales de tipo A se clasifican en subtipos en función de las diferentes combinaciones de dos proteínas de la superficie del virus (H y N). Entre los muchos subtipos de virus gripales A, en la actualidad están circulando mundialmente en el ser humano virus de los subtipos A (H1N1) y A (H3N2). Los casos de gripe C son mucho menos frecuentes que los de gripe A o B, y es por ello que en las vacunas contra la gripe estacional sólo se incluyen virus de los tipos A y B.
Signos y síntomas

La enfermedad se caracteriza por el inicio súbito de fiebre alta, tos (generalmente seca), dolores musculares, articulares, de cabeza y garganta, intenso malestar y abundante secreción nasal. La fiebre y los demás síntomas suelen desaparecer en la mayoría de los casos en el plazo de una semana, sin necesidad de atención médica. No obstante, en personas con alto riesgo la gripe puede causar enfermedad grave, e incluso la muerte. El tiempo transcurrido entre la infección y la aparición de la enfermedad (el llamado período de incubación) es de aproximadamente 2 días.

Contagio y prevención

La gripe se propaga fácilmente y puede extenderse con rapidez en escuelas, residencias asistidas, lugares de trabajo y ciudades. Las gotículas infectadas que expulsa el paciente al toser pueden ser inspiradas por otras personas quedando así expuestas al virus. También puede propagarse a través de manos infectadas. Para evitar la transmisión hay que lavarse las manos regularmente y cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo de papel al toser o estornudar.

La forma más eficaz de prevenir la enfermedad es la vacunación. Hace más de 60 años que se vienen utilizando vacunas seguras y eficaces. En los adultos sanos la vacunación antigripal puede prevenir en un 70% a 90% los casos de enfermedad gripal específica, mientras que en los ancianos reduce los casos graves y las complicaciones en un 60%, y las muertes en un 80%.

La vacunación es especialmente importante en las personas que corren mayor riesgo de sufrir complicaciones de la gripe y en aquéllas que viven con pacientes de alto riesgo o cuidan de ellos.

Grupos de riesgo

La vacuna antigripal está especialmente indicada en los siguientes grupos:

  • Todos los niños entre 6 y 24 meses de edad.

  • Todos los adultos de 65 años de edad o mayores.

  • Todas las embarazadas independientemente del tiempo de gestación.

  • Las mujeres puérperas dentro de los 6 meses del puerperio si no fueron vacunadas en ese embarazo.

  • Todos los trabajadores de salud.

  • Niños y adultos entre 2 y 64 años que presenten alguno de estos factores:


    • Enfermedades respiratorias crónicas.

    • Enfermedades cardíacas.

    • Inmunodeficiencias congénitas o adquiridas.

    • Pacientes Oncohematológicos y trasplantados.

    • Otros grupos:


      • Obesos con índice de masa corporal [IMC] mayor a 40.

      • Diabéticos.

      • Personas con insuficiencia renal crónica en diálisis o con expectativas de ingresar a diálisis en los siguientes 6 meses.

      • Retraso madurativo grave en menores de 18 años de vida.

      • Síndromes genéticos, enfermedades neuromusculares con compromiso respiratorio y malformaciones congénitas graves.

      • Tratamiento crónico con ácido acetilsalicílico en menores de 18 años.

      • Convivientes o contactos estrechos de enfermos oncohematológicos.

      • Contactos estrechos con niños menores de 6 meses (convivientes, cuidadores, trabajadores de salas maternales, etc.).




La Organización Mundial de la Salud, a través de sus expertos, así como también el Comité Australiano de Vacunas (AIVC) de la Agencia de Medicamentos de Australia (TGA) y otras autoridades sanitarias como las de Holanda, Francia y Suiza, han recomendado las siguientes cepas para la formulación de vacunas contra la gripe para el Hemisferio Sur en el año 2013:
- A/California/7/2009 (H1N1) pdm09- 

- A/Victoria/361/2011 (H3N2)- 

- B/Wisconsin/1/2010-
A su vez, ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos Alimentos y Tecnología) ha publicado las marcas comerciales de vacunas que contienen estas cepas y están autorizadas para la venta.

Esperamos que la información le haya resultado útil. Ante cualquier duda es preciso que consulte a su médico de cabecera.

Rp./Salud.

Fuentes: OMS, ANMAT, Vacunar.