BLOG
BUSCADOR
NEWSLETTER

Suscribite y mantenete informado sobre temas vinculados a salud

CERTIFICADOS DE NORMAS
 
Somos la única compañía de medicina laboral con doble certificación de normas. Mirá nuestros certificados.

Hacer deporte en invierno: claves para retomar la actividad

Deporte

Con los días más fríos, a veces cuesta salir a hacer actividad física. Sin embargo, es una época ideal para movernos, si sabemos cómo.


Bajó la temperatura, se ordenó el trabajo y el estudio… no quedan excusas para no retomar (o empezar) la actividad física.


Si cortaste un poco por las fiestas, después las vacaciones, después la adaptación al trabajo y después… porque te costaba retomar, acá van algunos consejos para ponerte al día sin sufrimiento y sin riesgos.


1. Empezá de a poco. Es importante que no trates de entrenar con el mismo nivel de exigencia que tenías cuando dejaste, porque tu cuerpo ya no está acostumbrado, ni muscular ni aeróbicamente. Lo primero es escucharlo: si te dice que pares, pará, más allá del plan que estés siguiendo. En segundo lugar, ponete objetivos claros y, si es posible, seguí un plan de entrenamiento que te permita avanzar de a poco pero con seguridad. Por último, es ideal que consultes a un médico y, mediante un chequeo general, solicitar una evaluación física para la actividad que vayas a hacer. De hecho, si vas a inscribirte en un gimnasio, el apto físico es obligatorio.


2. Si te gusta el running, podés empezar con estos consejos. Si ya tenés experiencia, comenzá con un plan gradual, de baja intensidad y más repeticiones. Es muy importante que entres en calor con una buena elongación previa y una caminata o trote lento.


3. La elongación es fundamental. Antes de comenzar la actividad, te ayuda a evitar lesiones al no forzar tus músculos en frío. Después del ejercicio, evita los calambres al disminuir el esfuerzo. Y al otro día, disminuye los dolores, sobre todo si estás empezando o retomando un plan. Vas a encontrar muchos videos y tutoriales para hacer una correcta elongación. Recordá dedicarle al menos 5 a 10 minutos después de realizada la actividad, deteniéndote unos 30 segundos en cada grupo muscular.


4. Usá el equipo adecuado: ni muy muy, ni tan tan. Cada tipo de actividad física o deporte necesita de un equipamiento mínimo: si te gusta el running, la clave será el calzado; si es el ciclismo, el asiento puede llegar a ser fundamental; en todos los casos necesitarás ropa deportiva que te abrigue y deje escapar el sudor. Pero tampoco es necesario reunir todo el equipamiento disponible en el mercado para empezar, puesto que podés llegar a gastar mucho dinero en cosas que usarás sólo una vez. Peor aún, podrías postergar el inicio hasta no reunir todo el equipamiento. Averiguá qué es lo mínimo necesario para una actividad confortable y sana, y empezá cuanto antes.


5. Complementá la actividad con una alimentación adecuada. El descenso en las temperaturas no significa que necesites incorporar más calorías en tu comida, sino más calor. Podés incorporar sopas de verduras y legumbres, carnes magras, cereales y arroz integral. Guisos y cazuelas son ideales si elegimos bien los ingredientes. Y, como siempre, una abundante ración diaria de frutas, que nos mantiene hidratados y llenos de vitaminas. Acá podés consultar consejos de alimentación para el otoño.