BLOG
BUSCADOR
NEWSLETTER

Suscribite y mantenete informado sobre temas vinculados a salud

CERTIFICADOS DE NORMAS
 
Somos la única compañía de medicina laboral con doble certificación de normas. Mirá nuestros certificados.

La importancia de mantenerse hidratado

Hidratación

En esta época del año, una clave para nuestra salud es mantener una buena hidratación. Te contamos por qué es importante y te damos algunos consejos para hidratarte de manera fácil y rica.

Aunque no suele prestarse mucha atención, mantener una buena hidratación es fundamental para cuidar la salud. De acuerdo a la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, los niños y niñas de hasta 13 años deben tomar entre un 1,5 y 2 litros de agua por día, mientras que para las personas adultas se recomienda entre 2 y 2,5 litros, a lo que hay que sumarle 300 ml en personas embarazadas y 700 ml en personas en estado de lactancia.

¿Por qué tanta hidratación? Lo cierto es que el agua ocupa aproximadamente el 60 % de nuestro peso corporal y cumple un rol muy importante en el organismo.  Según la fundación Hydration for Health, el agua cumple cuatro funciones principales:

1-Permite múltiples reacciones metabólicas

2- Como es el principal componente de la sangre, ayuda a transportar nutrientes y hormonas hacia dentro las células y conduce deshechos hacia fuera de las células.

3- Regula la temperatura corporal, mediante la transpiración.

4- Ayuda a eliminar desechos metabólicos por medio de los riñones, es decir, mediante la producción de orina.

A pesar de que parece muy sencillo, es común que en el día a día nos olvidemos de hidratarnos. En el trajín cotidiano tomar agua puede no resultar muy atractivo ni suficientemente importante, y menos aún si no sentimos sed. Por eso, te presentamos algunos consejos para mantener tu cuerpo hidratado y saludable.

-Los dos litros de líquido diarios no están solo en las bebidas sino también en la comida. Por eso, es importante mantener una buena alimentación, con gran proporción de vegetales.

- Disfrutá. ¿No te atrae tomar agua? ¡Saborizá! Una buena opción es hacer jugos combinando frutas frescas y agua, idealmente sin agregar azúcar. Otra forma de hidratarse de forma rica consiste en agregar un gajo de algún cítrico o de alguna planta aromática a tu vaso de agua, para darle un sabor distinto y suave a la vez. El limón, el pomelo, la menta y la albahaca son muy buenas variantes.

- Elegí dos momentos del día claves para completar la hidratación que te haya faltado. Por ejemplo, podés adquirir la costumbre de tomar un vaso de agua antes de desayunar y otro antes de ir a dormir. Si a eso se suman los líquidos ingeridos durante el almuerzo y el correr del día, no hay forma de que no te hayas hidratado bien.

- Durante el ejercicio físico, hay que tomar agua constantemente. Es necesario reponer los fluidos y sales que se pierden a través del sudor.

- Prestarle atención a tu cuerpo. Si tenés sed, necesitás hidratación. Si tu orina es de color oscuro, también. Lo ideal es que el color de la orina sea prácticamente transparente.

- Conocer los síntomas de deshidratación también te puede ayudar a saber si necesitás ingerir más líquidos. Según la Organización Mundial de la Salud, entre estos síntomas se encuentran el dolor de cabeza, mareos, falta de apetito, boca seca, debilidad y fatiga.


Rp./Salud - Calidad y Experiencia en Medicina Laboral - CONOCENOS