BLOG
BUSCADOR
NEWSLETTER

Suscribite y mantenete informado sobre temas vinculados a salud

CERTIFICADOS DE NORMAS
 
Somos la única compañía de medicina laboral con doble certificación de normas. Mirá nuestros certificados.

La renta básica universal y el fin del trabajo

Renta básica universal y fin del trabajo
Innovadores, empresarios y gobiernos proponen asignar una suma de dinero fija a todos los ciudadanos como respuesta al desarrollo tecnológico y la desaparición de los empleos tradicionales.

¿Quién no soñó alguna vez con cobrar dinero sin hacer nada a cambio? Históricamente ha sido el trabajo humano la fuente de riqueza: el salario es la recompensa que obtenemos por ese trabajo. Sin embargo, el avance tecnológico parece conducirnos a una encrucijada: hoy día se produce más riqueza que nunca antes en la historia, pero para ello es necesaria cada vez menos mano de obra.

Diez obreros que producían diez automóviles diarios son reemplazados por robots que, con un costo mucho menor, producen cien automóviles. Aunque dos de esos obreros puedan convertirse en operarios de esos robots, quedan todavía ocho sin trabajo, para los cuales es cada vez más difícil encontrar un nuevo empleo. ¿De qué van a vivir esas ocho personas, sin trabajo y sin posibilidades de encontrar uno nuevo?

Esta pregunta ya no se la hacen sólo los sindicatos de trabajadores, sino que forma parte de la agenda de discusión de gobiernos y empresarios en todo el mundo. El famoso emprendedor Elon Musk, fundador de empresas a la vanguardia tecnológica como PayPal, Tessla Motors o SpaceX, es partidario de fijar una renta básica universal para todos los ciudadanos, sin condiciones. Desde su perspectiva, asegurar un ingreso mínimo para todos permitirá sobrevivir en un mundo de creciente desocupación y alentará a las personas a no realizar tareas desagradables o degradantes para asegurar su sustento. En cambio, ''las personas tendrán tiempo para hacer otras cosas, cosas más complejas e interesantes. Desde luego, habrá más tiempo libre también''.

Un grupo de ciudadanos suizos realizó una consulta popular en 2016 acerca de la implementación de un ingreso de 2500 francos (aproximadamente 2500 dólares) para cada ciudadano, independientemente de su situación laboral y sus ingresos. Sin embargo, la iniciativa fue derrotada en las urnas. En Finlandia, el propio gobierno decidió implementar la medida como un programa piloto sobre 2000 participantes a lo largo de 2017. Estas personas recibirán la suma de 560 Euros mensuales a cambio de nada, con el objetivo de cubrir al menos una parte de sus necesidades básicas y la esperanza de que esto les permitirá tener mejores empleos, más tiempo para crear y mejorar su calidad de vida. En Oakland (Estados Unidos) se implementará un programa similar para mil familias, en una acción que contaba con el apoyo de Barack Obama y cuyo futuro, bajo el nuevo gobierno de Donald Trump, parece ahora incierto. En Argentina, la Asignación Universal por Hijo y la nueva Pensión Universal para el Adulto Mayor se han implementado partiendo de premisas semejantes, aunque no se trata de prestaciones universales sino que están sujetas a distintas condiciones que los beneficiarios deben cumplir.

La propuesta de una renta básica universal ha cosechado muchas críticas. Una de ellas es de carácter económico: para financiarla será necesario crear nuevos impuestos a esa riqueza extraordinaria que se genera, aumentando una carga impositiva que en muchos países es ya muy alta. Otra señala que, si bien se pierden muchos empleos, todavía hay muchas tareas por realizar en la comunidad, desde actividades de cuidado hasta mantenimiento de infraestructura y cuidado de espacios públicos. Finalmente, muchos se pregunta qué es lo que harán las personas que puedan sobrevivir con esa renta: ¿se volcarán a la creatividad y el desarrollo de nuevas actividades y capacidades productivas, como predice Musk, o perderán todo incentivo y se sumirán en la inactividad y el abandono?

Aunque los especialistas estiman que todavía faltan unos 45 años hasta que la situación del empleo sea crítica a nivel global, el problema de la renta básica universal se encuentra ya instalado en la agenda global.