BLOG
BUSCADOR
NEWSLETTER

Suscribite y mantenete informado sobre temas vinculados a salud

CERTIFICADOS DE NORMAS
 
Somos la única compañía de medicina laboral con doble certificación de normas. Mirá nuestros certificados.

Los efectos no deseados de los corticoides

 Corticoides

El uso excesivo de corticoides tiene serios efectos en la salud, desde úlceras y trombosis hasta la aparición de pensamientos suicidas.

En los últimos tiempos han surgido distintos debates que ponen bajo la lupa a la industria farmacéutica, por diversas sospechas sobre los fines eminentemente económicos -más que sanitarios- en la confección de medicamentos. Los movimientos que se amparan en la toxicidad de los remedios proponen tratamientos naturales, aunque también polémicos cuando se trata de padecimientos graves en la salud.

Lo cierto es que, si bien los avances tecnológicos han demostrado contundentemente la eficacia de la medicina occidental, también se conoce la persistencia de efectos adversos en la gran mayoría de los medicamentos. Pero… ¿estos efectos son detalles menores que podemos desatender en beneficio de la curación? Cuando se trata de corticoides, no parece ser ese el caso.

Los corticoides son compuestos de una hormona que se suele utilizar en tratamientos de alergias y enfermedades respiratorias. Sin embargo, si se consumen en exceso, más que alivio pueden generar serios efectos en nuestra salud.

Según un estudio reciente de la Fundación Centro de Investigación de Enfermedades Alérgicas y Respiratorias (CIDEA), un uso poco preciso o excesivo de corticoides puede generar úlcera, trombosis e incluso pensamientos suicidas. Para prevenir estos efectos, es importante tener en cuenta las particularidades y necesidades de cada paciente. De hecho, cada fármaco con corticoides tiene distintas potencias, y esto incide directamente en las personas que lo consumen.

Una clave para comprender el porqué de estos efectos adversos puede ser el origen sintético de los medicamentos que tienen corticoides. Esta hormona, en principio, es producida naturalmente en el cuerpo humano por las glándulas suprarrenales, que se encargan de regular el sistema inmune, entre otra variedad de funciones fisiológicas. Sin embargo, la industria farmacéutica ha logrado fabricar corticoides, que luego ofrece en distintos formatos: inyecciones, comprimidos, cremas, etc.

En este proceso de fabricación artificial de la hormona es donde se pueden estar generando las causas de serios efectos secundarios. Según Mónica De Gennaro, Subdirectora de CIDEA, los problemas causados por corticoides pueden ser de varios tipos: oculares, como catarata y glaucoma; cardiovasculares, como trombosis e hipertensión; y endócrinos, como diabetes e insuficiencia suprarrenal, entre otros. Además, hay problemas de índole psíquica, como los pensamientos suicidas. ¿Cómo despojar de tales efectos a esta necesaria hormona? Es un gran desafío para la industria farmacéutica.


Rp./Salud - Calidad y Experiencia en Medicina Laboral - CONOCENOS