BLOG
BUSCADOR
NEWSLETTER

Suscribite y mantenete informado sobre temas vinculados a salud

CERTIFICADOS DE NORMAS
 
Somos la única compañía de medicina laboral con doble certificación de normas. Mirá nuestros certificados.

Los salarios en el mundo: bajo crecimiento y brecha de género

Brecha salarial en el mundo

Un informe reciente de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) muestra el estado global de los salarios. El estancamiento general y la desigualdad entre varones y mujeres son dos de sus principales resultados.

Cada dos años, la OIT realiza un relevamiento de salarios en todo el mundo para observar cómo varía, a lo largo del tiempo, la retribución por el empleo remunerado en distintas regiones y sectores, ajustada por inflación. El último informe, que puede consultarse aquí, indica que en 2017, a pesar de un crecimiento del PBI mundial del 3,9%, los salarios globales sólo crecieron un 1,8%, es decir, menos de la mitad. Si se quita el peso de China, cuyo peso demográfico y crecimiento salarial inciden en la población global, el crecimiento fue de apenas 1,1%. Es la cifra más baja desde la crisis económica mundial de 2008.

Los países más desarrollados del G-20, a pesar de su floreciente economía, apenas registraron un aumento del 0,9%, la mitad que el año anterior. En Estados Unidos, que venía de un aumento del 2,8% en 2016, el 2017 trajo apenas un 0,7%. En Europa, que incluyó disminuciones en los salarios promedio en Italia y España, el crecimiento fue de 0%. 

Los países de ingreso medio y bajo tuvieron un crecimiento salarial más sólido, aunque la realidad varía mucho según cada caso. En Asia y el Pacífico, por ejemplo, el crecimiento duplicó la media, alcanzando el 2,5% en 2017 (aunque venían de un 4,8 en 2016). Asia Central y Occidental, en cambio, apenas alcanzó el 0,5%. En África se registró un descenso del -3%, mientras que América Latina y el Caribe se situaron debajo de la media, con poco menos del 1%. Estas cifras, por supuesto, reflejan una situación promedio: en el caso de nuestro país, el 2017 tuvo un aumento promedio del 2,1% que no alcanzó a recuperar la caída del 2016 (estimada entre el 6 y el 10%).

En una mirada global de mediano plazo, sin embargo, desde 1999 hasta la fecha se han triplicado los salarios de los países emergentes y en desarrollo del G-20, mientras que los países más avanzados han tenido un crecimiento del 9%. Sin embargo, comparativamente, los salarios de los primeros siguen siendo considerablemente más bajos que los de los segundos.

 

La brecha salarial de género

Uno de los resultados más destacados del informe de este año es la diferencia de ingresos entre varones y mujeres. A pesar del compromiso de los países reunidos en la ONU y de las cada vez más importantes demandas sociales de igualdad de género, la situación salarial global muestra que las mujeres pierden un 16% cuando se las compara con sus colegas varones frente a la misma cantidad de horas. Según el método adoptado para hacer el cálculo, la brecha puede llegar al 22% promedio.

Como siempre, la situación varía mucho en las distintas regiones y países: en Pakistán, la brecha salarial es del 34%, mientras que en Filipinas se produce el efecto inverso, puesto que las trabajadoras cobran un 10,3% más que sus pares varones. Para sumar más complejidad, la remuneración femenina está también vinculada a la maternidad, puesto que es frecuente que las mujeres con hijos reciban un salario menor que el resto de las mujeres debido a la reducción de horas, dificultades de avance en la carrera laboral, etc.. Esta “brecha salarial por maternidad”, interna a la población femenina, es también muy variable, puesto que va del 1% en Canadá, Mongolia y Sudáfrica, al 30% en Turquía.

En Argentina, la brecha salarial para las trabajadoras registradas es del 20% promedio, aunque varía mucho según el sector: en un extremo, en el sector minería llega a ser del 29,6%; en el otro, en Construcción es del -18%; es decir, las mujeres ganan un 18% más que los varones, debido a que son menos y trabajan en cargos administrativos y de gestión, con mejores ingresos, mientras que los varones ocupan, en su gran mayoría, puestos peor remunerados.

 

¿Qué hacer?

En un momento en el que los derechos de las mujeres son reivindicados y comienzan a ser defendidos cada vez con mayor fuerza, resulta fundamental que todos y todas seamos conscientes de la situación de discriminación salarial y pongamos en marcha estrategias concretas para combatirla.

Aunque muchas decisiones dependen de la formulación de políticas públicas, otras pueden ser puestas en prácticas en nuestras organizaciones. Lo primero es analizar nuestras propias ideas y prejuicios inconscientes al respecto, comenzando con algunas preguntas:

- ¿Tratamos a todo el mundo con el mismo respeto y valoración por sus opiniones? ¿Diferenciamos por género o edad?

- ¿Distribuimos la información de manera desigual, haciendo que personas con puestos semejantes accedan a más información que otras?

-Todos reciben incentivos semejantes en el desarrollo de sus tareas? ¿Valoramos de igual manera los resultados obtenidos por personas distintas? 

Y una pregunta clave para hacer, especialmente a las mujeres: ¿Te sentís significativa, importante, en el trabajo?

Con estas preguntas ya podemos comenzar a detectar y trabajar sobre los prejuicios y discriminación de género que se encuentran en la base misma de la brecha salarial.


Rp./Salud - Calidad y Experiencia en Medicina Laboral - CONOCENOS