BLOG
BUSCADOR
NEWSLETTER

Suscribite y mantenete informado sobre temas vinculados a salud

CERTIFICADOS DE NORMAS
 
Somos la única compañía de medicina laboral con doble certificación de normas. Mirá nuestros certificados.

Males del siglo XXI: Hipertensión Arterial

Hipertensión arterial
El estrés de la vida cotidiana, el sedentarismo, la mala alimentación, entre otras, son causas conocidas de la elevación de la presión arterial. A tal punto son consabidos los detonantes, y tan frecuente es esta patología que la hemos naturalizado. Sin embargo, el 20% de la población mundial es hipertensa y corre severos riesgos de salud al no controlar su enfermedad.

Hay 1.500 millones de hipertensos en el mundo, el 20% de la población total. Muchos de ellos no lo saben, creen que es normal el ritmo estresante de vida e ignoran las señales que el cuerpo les da de que algo anda mal.

Llamamos hipertensión o presión alta a la elevación persistente de la presión arterial por encima de los valores establecidos como normales por consenso. Se ha fijado en 140 mm Hg para la sistólica (o máxima) y 90 mm Hg para la diastólica (o mínima). Como es una enfermedad silenciosa, que no muestra síntomas, suele estar ya avanzada cuando el paciente la nota. Puede presentar indicios como dolor de cabeza, inquietud, nerviosismo o hemorragia nasal espontánea, que en general son síntomas asociados al estrés o a otros factores y por eso no se les otorga la importancia que requieren.

¿Cuáles son las causas de la hipertensión arterial?

No se han encontrado causas específicas, pero sí existen algunos factores que hacen que se corra mayor riesgo de padecerla: antecedentes familiares, obesidad, diabetes, consumo elevado de sal, de alcohol, de tabaco, falta de ejercicio y estrés son algunos de ellos.
Además, a medida que uno envejece, se vuelven más rígidos los vasos sanguíneos y, cuando esto sucede, se eleva la presión.


¿Cuáles pueden ser las consecuencias?

-Como el corazón debe realizar un mayor trabajo, sus paredes aumentan de tamaño, por lo que necesitan más sangre para alimentarse. Cuando las arterias no son capaces de aportársela, se produce angina o infarto de miocardio.
-En otros casos, el exceso de trabajo del corazón termina por agotarlo, ocasionando insuficiencia cardíaca.
-El riñón puede acabar desarrollando una insuficiencia renal.
-La afectación de las arterias del cerebro produce infartos cerebrales o hemorragias.
-La vista resulta dañada por la afectación de los pequeños vasos de la retina.


¿Es posible revertir un cuadro de hipertensión arterial?

Hay varias formas en las que se puede colaborar con el control de la presión, la mayoría de ellas se relacionan con el ritmo y la calidad de vida:
-Consumir alimentación saludable, en especial, que atienda al cuidado cardiovascular, como los alimentos con fibra y potasio.
-Tomar mucha agua.
-Hacer ejercicio regularmente. Se recomienda un mínimo de 30 minutos diarios de ejercicio aeróbico.
-No fumar.
-Reducir la cantidad de alcohol que se toma a 1 trago al día para las mujeres y a 2 para los hombres.
-Reducir la cantidad de sal (en atención a este problema, el Ministerio de Salud ha firmado un acuerdo con empresarios gastronómicos para reducir la presencia de sodio en alimentos manufacturados e industriales).
-Evitar factores causantes de estrés.
-Mantener un peso corporal saludable.


Para recordar

La Liga Mundial de Hipertensión estableció el 17 de mayo como día de la concientización de que este factor de riesgo puede derivar en enfermedades cardíacas, cerebro-vasculares y renales. Esta patología constituye una de las principales causas de morbilidad y mortalidad cardiovascular en todo el mundo, pero es prevenible, controlable y tratable. La Dirección de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades no Transmisibles, dependiente del Ministerio de Salud tiene programas para el control de la ingesta de sal, de la obesidad, del sedentarismo, entre otros.