BLOG
BUSCADOR
NEWSLETTER

Suscribite y mantenete informado sobre temas vinculados a salud

CERTIFICADOS DE NORMAS
 
Somos la única compañía de medicina laboral con doble certificación de normas. Mirá nuestros certificados.

Malnutrición infantil: el 30% de los niños en la escuela tiene sobrepeso

Malnutrición infantil

Son datos de la secretaría de salud que alertan acerca de la necesidad de alimentación saludable en la escuela.

La obesidad es considerada en la actualidad una verdadera epidemia; cada año mueren al menos 2,8 millones de personas por causa de la obesidad o sobrepeso. Esto se debe básicamente a dos factores: el consumo de alimentos y bebidas que contienen muchas calorías pero poco valor nutricional, y el aumento del sedentarismo en personas de todas las edades.

En el caso de los niños y niñas de nuestro país, que se encuentran en edad de crecimiento y de formación de hábitos, gustos y costumbres para el resto de su vida adulta, los datos disponibles son alarmantes: en una sociedad en la que 6 de cada 10 adultos tienen sobrepeso, el 30% de los niños en edad escolar también lo tienen, y el 6% es obeso.

En cuanto a las costumbres de alimentación, apenas el 17% consume las 5 raciones de fruta diarias recomendadas por la OMS, mientras que el 50% consume al menos dos bebidas azucaradas diarias.

En una época se consideraba que el sobrepeso sería un riesgo de los países más desarrollados y los sectores socioeconómicos más altos. Sin embargo, el sobrepeso es un 31% más frecuente entre los niños y las niñas en situación de pobreza, puesto que los alimentos con más calorías y menos valor nutricional son más baratos, a la vez que la fruta y otros alimentos saludables son más caros.

Las políticas de estado han sido escasas y sin ningún efecto práctico en cuanto a la alimentación en nuestro país. Las escuelas, en general, tampoco tienen una política responsable sobre los alimentos que se consumen en ellas, con poca preocupación por el alto consumo de bebidas azucaradas (jugos solubles, por ejemplo) y golosinas. Son, entonces, las familias quienes deben crear en sus hijos e hijas hábitos de alimentación y actividad física saludables.