BLOG
BUSCADOR
NEWSLETTER

Suscribite y mantenete informado sobre temas vinculados a salud

CERTIFICADOS DE NORMAS
 
Somos la única compañía de medicina laboral con doble certificación de normas. Mirá nuestros certificados.

Mantenimiento de Vehiculos Vs Seguridad

La confiabilidad de los vehículos es una de las claves fundamentales y necesarias que prestigian a una Empresa de Transporte en el logro de sus objetivos.

Por definición la confiabilidad es “la probabilidad que tiene un elemento de cumplir las funciones asignadas, conservándolas en el tiempo establecido en tanto se cumplan los requisitos de utilización también establecidos”

El avance tecnológico permite acceder cada vez más a sofisticados y tecnificados sistemas de control de vehículos. Esto, sumado al mejoramiento de la confiabilidad de sus componentes hacen que las actividades de mantenimiento se dilaten progresivamente en el tiempo.

Mediante técnicas estadísticas se ha determinado que la materialización de accidentes de tránsito se produce estimadamente por las siguientes causas:

• ERRORES HUMANOS 80 %
• POR FALLAS DE MATERIALES 10%
• POR FALLAS EN LOS CAMINOS 7%
• INEVITABLES 3%

Respecto a prevenir errores humanos en la operación de equipos, existe un gran número de caminos para sensibilizar a los conductores de los mismos y minimizar la posibilidad de producir accidentes.

En cuanto al 10 % descrito como producido por fallas de materiales de los equipos, está directamente relacionado con los sistemas de mantenimiento aplicados a cada móvil, donde también existe una intervención del factor humano, que decide o ejecuta una acción para mantener un elemento en condiciones y de esta forma minimizar la posibilidad de roturas o fallas de esos componentes.

Los Sistemas de Mantenimiento más conocidos, aplicables a los vehículos son:

• MANTENIMIENTO PREVENTIVO: es el tradicional. Se cumple una planificación de acciones de mantenimiento y reemplazo de autopartes, repuestos e insumos, sin importar las condiciones de los mismos, muchas veces por recomendaciones del fabricante que determina un periodo de vida útil a cada elemento componente del vehículo.
• MANTENIMIENTO CORRECTIVO: consiste en intervenir con una acción de reparación cuando el fallo de un componente o equipo se ha materializado. Con una acción de mantenimiento correctivo se restituye la capacidad de trabajo del equipo.
• MANTENIMIENTO PREDICTIVO: a diferencia del preventivo, no descansa en acciones programadas en forma rígida. En este caso lo que se programa y se cumple obligatoriamente son las inspecciones, cuyo objetivo es detectar el estado técnico del sistema e indicar la conveniencia de realizar una acción correctiva.

¿Qué sistema me conviene aplicar a los vehículos de transporte?

Toda adopción de una Política de Mantenimiento debe estar basada en las consecuencias que la falla puede producir. Es así que la falla o rotura de uno de los componentes del equipo puede causar:

• ACCIDENTES A LAS PERSONAS: tanto al operador del equipo como a terceros. Esta es la consecuencia más grave. En estos casos deben extremarse las medidas de mantenimiento. La causa puede ser desde una simple lámpara quemada hasta una posible falla del sistema de frenos.
• DAÑOS MAYORES EN EL EQUIPO: hay componentes en los que cuando se produce una falla, no tiene consecuencias sobre el resto del equipo, no afecta su funcionamiento. En cambio la rotura de otros componentes puede causar un daño mayor y afectar en forma catastrófica el normal funcionamiento.
• CONSECUENCIAS SOBRE EL CONTEXTO EXTERNO AL EQUIPO: como por ejemplo contaminación ambiental, en el caso de derrames de combustibles o lubricantes.

Para evitar consecuencias graves, en los componentes que se encuentran comprendidos en los dos primeros casos, aplicaré un Sistema de Mantenimiento Preventivo y/o Predictivo. En cambio, para los casos de roturas que no tienen consecuencia mayor, aplicaré el mantenimiento correctivo.

Normalmente los vehículos modernos ya vienen equipados con sistemas electrónicos de detección de fallas, que además de detectar las, generan una acción que impide un mal mayor en el conjunto, como por ejemplo detener un motor ante una posible falla de presión de aceite.

La confiabilidad de los equipos es uno de los desafíos fundamentales que hoy se plantean los responsables de la Ingeniería en Mantenimiento.

Esa confiabilidad entre equipos similares se diferencia sensiblemente si el personal de servicio de mantenimiento y el operador no tienen igual preparación o responsabilidad para su cuidado y operación.

Es decir que para evitar accidentes, es tan importante la sensibilización y concientización del operador del equipo como el personal que decide e interviene en las acciones de mantenimiento.

LA APLICACIÓN DE UNA POLÍTICA DE MANTENIMIENTO ACERTADA EVITARA CONSECUENCIAS MAYORES Y ACCIDENTES PERSONALES.




INGENIERO JUAN CARLOS DALMASSO
NATIONAL SAFETY S.A.