BLOG
BUSCADOR
NEWSLETTER

Suscribite y mantenete informado sobre temas vinculados a salud

CERTIFICADOS DE NORMAS
 
Somos la única compañía de medicina laboral con doble certificación de normas. Mirá nuestros certificados.

Meditar: cinco beneficios para tu salud, científicamente probados

Meditar: cinco beneficios para tu salud, científicamente probados
Muchos mitos y pocas certezas rodean la práctica de la meditación entre los no iniciados. Estudios científicos realizados en todas partes del mundo examinan sus efectos en la salud de las personas.

Sabemos que la mente y el cuerpo son una sola cosa; en consecuencia, se afectan y alteran mutuamente. Muchas veces los cambios hormonales, por ejemplo, afectan nuestro buen o mal humor; por el contrario, situaciones de stress pueden desencadenar alergias, trastornos digestivos, etc.

Tomando esta verdad como punto de partida, muchas personas están convencidas de que la meditación es una práctica que permite mejorar su salud física a partir de ejercicios mentales. Quienes practican sistemáticamente la meditación durante largo tiempo aprenden técnicas que les permiten concentrarse completamente para lograr diversos propósitos: relajarse y descansar, crear energía interna, aumentar la disposición a ciertos sentimientos y estados mentales, etc. Para algunos practicantes, es posible concentrarse en aspectos físicos y actuar sobre ellos, hasta el punto extremo en que algunos afirman poder controlar y destruir tumores dentro de su propio cuerpo.

Aunque este supuesto poder de la meditación no tiene ninguna evidencia científica, existen numerosos estudios que sostienen que esta práctica trae beneficios concretos para la salud. Aun cuando un artículo reciente ha arrojado dudas acerca de la calidad de muchos de estos trabajos, algunos resultados siguen siendo confiables. Te presentamos, entonces, cinco beneficios científicamente probados de la meditación.

1. La meditación tiene efectos equivalentes a los de los antidepresivos. El investigador Madhav Goyal y su equipo concluyeron que su práctica sistemática y correcta permite combatir los síntomas de la depresión, la ansiedad y el dolor en la misma medida en que lo hacen los medicamentos químicos.
2. La meditación permite disminuir los efectos del envejecimiento en el cerebro. Un estudio de la UCLA probó que las personas con 20 años o más de práctica de la meditación tenían mayor volumen de materia gris en el cerebro que aquellos que no la habían practicado, no sólo en algunas regiones, sino en todas ellas.
3. La meditación afecta el volumen de áreas clave del cerebro. Un estudio experimental de la Universidad de Harvard afirma que un programa de meditación de ocho semanas aumentó el espesor cortical del hipocampo, un área que regula el aprendizaje y la memoria, además de otras áreas vinculadas a la regulación de las emociones. Por otra parte, también se registró una disminución de la amígdala, que es responsable del miedo, la ansiedad y la depresión.
4. La meditación permite mejorar la atención y la memoria. Con sólo pocas semanas de práctica, los participantes de un estudio realizado en la Universidad de California, Santa Barbara mejoraron su capacidad de atención y memoria hasta en un 16 %.
5. La meditación ayuda a combatir las adicciones. Un número cada vez mayor de investigaciones han mostrado los efectos positivos de esta práctica para dejar el tabaco y, sobre todo, para evitar las recaídas en el consumo de distintos tipos de sustancias adictivas.