BLOG
BUSCADOR
NEWSLETTER

Suscribite y mantenete informado sobre temas vinculados a salud

CERTIFICADOS DE NORMAS
 
Somos la única compañía de medicina laboral con doble certificación de normas. Mirá nuestros certificados.

Mujeres en el trabajo: diferencias salariales y depresión

Mujeres en el trabajo
Desde hace un tiempo se discute la desigualdad de género en el ámbito laboral. Ya no es una queja ni una percepción: las mujeres ganan menos que sus pares varones aún cuando tengan los mismos puestos y una experiencia semejante. ¿Cómo influye esta situación en su salud?

La economista Claudia Goldin, de la Universidad de Harvard, es concluyente: la diferencia de salario se explica por el género, no por el puesto. En una investigación de 2014 muestra que, en Estados Unidos, una mujer especialista en finanzas gana 34% menos que un hombre en la misma posición; una mujer médica gana 30% menos que sus pares varones; una psicóloga tiene un sueldo 14% más bajo. En el otro extremo, los especialistas en Recursos Humanos y en Publicidad tienen el mismo sueldo, sin importar el género. En Argentina, los datos del Ministerio de Trabajo muestran una situación ligeramente menos desigual, pero igualmente preocupante: una médica gana el 23% menos que un médico varón, y la tasa de informalidad en el empleo de las mujeres es un 6% superior a la de los varones.

A esta información, ya bastante conocida, acerca de los números de la desigualdad de género en el trabajo, se suma ahora un estudio publicado este año que afirma que las mujeres que poseen ingresos más bajos que sus pares varones tienen 2,5 veces más probabilidades de sufrir un cuadro depresivo. Además, tienen 4 veces más riesgo de padecer un trastorno de ansiedad generalizada. El trabajo, que analizó 22.000 casos de personas entre 30 y 65 años que viven en Estados Unidos, señala que allí donde había igual salario para varones y mujeres, las probabilidades de depresión o ansiedad disminuían significativamente.

Con estos elocuentes resultados, la investigadora recomienda revisar las condiciones de trabajo, generando un trato y un salario igualitarios para varones y mujeres. Además, presenta nuevos desafíos para el campo de la medicina del trabajo, que debe ahora diseñar estrategias especiales para prevenir y tratar a las mujeres que atraviesan por este difícil cuadro.