BLOG
BUSCADOR
NEWSLETTER

Suscribite y mantenete informado sobre temas vinculados a salud

CERTIFICADOS DE NORMAS
 
Somos la única compañía de medicina laboral con doble certificación de normas. Mirá nuestros certificados.

¿No perdés peso después de dar a luz? Quizás no sea el embarazo

¿No perdés peso después de dar a luz? Quizás no sea el embarazo
Un estudio reciente descubrió que el aumento de peso se vuelve mayor y más rápido después de un año del parto. ¿Las causas? Te las contamos en esta nota.

Subir de peso durante el embarazo es natural y saludable hasta cierto punto. Los obstetras suelen ser muy cuidadosos con este tema para que el aumento no sea excesivo: en el caso de mujeres con un índice de masa corporal adecuado se espera que el aumento no supere los 12 a 15 kilogramos a lo largo de los nueve meses. Parte de las preocupaciones de las mujeres que han dado a luz recientemente es justamente cómo recuperar el peso que tenían antes.

Según un estudio reciente de la Universidad de Michigan, que analizó 30.000 casos a lo largo de siete años, las mujeres logran, en general, recuperar ese peso en el plazo de uno o dos años, al cabo de los cuales no hay diferencias significativas con otras mujeres que no tuvieron hijos. A partir de ese punto, sin embargo, se produce el cambio: las madres comienzan a aumentar de peso de manera más rápida.

¿Cuál es el motivo de esta diferencia? La directora del estudio, Olga Yakusheva, sostiene que se trata del cambio de hábitos asociados a la maternidad: “las madres ponen las necesidades de sus hijos en primer lugar, entonces dejan de ejercitarse y cuidar de sí mismas. También adquieren pequeños hábitos, como ‘picar’ del plato de sus bebés o pasar más tiempo quietas jugando con sus hijos o mirando televisión”.

Yakusheva sufrió en carne propia grandes aumentos de peso durante sus dos embarazos, de 35 y 30 kilogramos respectivamente. Así que sabe lo que sienten las madres: “muchas mujeres se sienten presionadas de antemano por el temor a aumentar de peso y luego no poder bajarlo. Es necesario entender las demandas de la maternidad para promover una mirada positiva y realista del cuerpo y la salud de las madres”.

Es por ello que recomienda prestar atención a esos nuevos hábitos sedentarios y alimentarios de las madres primerizas, adoptando una mirada más holística que les permita guardar tiempo para sí mismas y sus necesidades durante la maternidad.