BLOG
BUSCADOR
NEWSLETTER

Suscribite y mantenete informado sobre temas vinculados a salud

CERTIFICADOS DE NORMAS
 
Somos la única compañía de medicina laboral con doble certificación de normas. Mirá nuestros certificados.

Nuevamente el dengue: ante todo, la prevención

Temporada de alto riesgo de dengue

Comienza la temporada de alto riesgo de dengue y ya se detectaron los primeros casos del año en Misiones. Te contamos cómo prevenirlo y cuáles son sus síntomas.

 

En el año 2016 tuvimos una importante epidemia de dengue en la Argentina y, desde entonces, las autoridades sanitarias han formado un comité especialmente destinado al monitoreo de la enfermedad. En el mes de diciembre comenzó la temporada de brote de dengue con los primeros cuatro casos en la ciudad de Posadas, provincia de Misiones. Además se detectó un caso “importado” de un ciudadano colombiano en la ciudad de Córdoba.

 

Como cada año, es importante recordar que el dengue se transmite por la picadura de ciertos mosquitos, principalmente el aedes aegypti, fácilmente reconocible por su color negro y blanco.

 

Después de recibir la picadura de un mosquito portador, la persona desarrolla los síntomas entre 5 y 8 días después. Estos son: fiebre, dolor de cabeza, ojos y, con mucha intensidad, dolor en las articulaciones. También se observa inflamación de los ganglios y aparición de puntos rojo brillante en la piel, primero en las piernas y el tórax, aunque luego pueden extenderse al resto del cuerpo. En su forma más extrema, puede producir hemorragias y deshidratación severa.

               

El dengue es incurable. Por eso es fundamental la detección temprana: ante la aparición de dos o más de los síntomas, debe consultarse a un médico. Si el diagnóstico es positivo, éste podrá recetar tratamientos sintomáticos para combatir la deshidratación, la inflamación y el dolor.


Al no contar con una vacuna, la mejor herramienta para combatir la enfermedad es la prevención, evitando las condiciones en las que se reproduce el mosquito. Para eso es preciso evitar las superficies de agua estancada, especialmente las que son pequeñas, como baldes o macetas. Es recomendable fumigar patios y jardines y usar espirales y repelentes para evitar las picaduras.



Rp./Salud   - Calidad y Experiencia en Medicina Laboral -   CONOCENOS