BLOG
BUSCADOR
NEWSLETTER

Suscribite y mantenete informado sobre temas vinculados a salud

CERTIFICADOS DE NORMAS
 
Somos la única compañía de medicina laboral con doble certificación de normas. Mirá nuestros certificados.

Prevenir el estrés en el trabajo

Estrés laboral

Aunque un poco de tensión es necesaria para cualquier trabajo, el exceso de estrés es negativo para las personas y para la productividad. En esta nota te explicamos cuáles son los signos preocupantes y cómo actuar frente a ellos.

 

El estrés es una sensación de tensión física y/o mental frente a situaciones que nos desafían, ya sea por su complejidad, su novedad o su dificultad. Es una reacción natural que todos los organismos desarrollan para enfrentar al peligro. Por ese motivo, una cuota limitada de estrés es sana y nos ayuda a desempeñarnos mejor en nuestras actividades de todos los días, incluyendo el trabajo.

 

Sin embargo, el exceso de estrés puede interferir en tu productividad, impactar en tu salud física y emocional, y afectar tus relaciones con otras personas, incluso en el ámbito familiar. Es cierto que no siempre podemos controlar y organizar nuestro ambiente de trabajo, pero podemos estar alertas para saber cuándo el estrés es excesivo.

 

 

Causas del estrés en el trabajo

 

Cada vez más el trabajo presenta demandas emocionales que, cuando se mantienen en el largo plazo, superan nuestra capacidad de manejarlas. Cuando nos sentimos desbordados emocionalmente es cuando el estrés se vuelve crónico y lo invade todo.

Entre sus causas más frecuentes en el ámbito laboral se encuentran:

- Miedo a ser despedido o despedida

- Exceso de horas de trabajo, incluyendo horas extra

- Aumento de la presión pero no de la satisfacción por el trabajo cumplido

- Falta de control sobre cómo hacemos nuestro el trabajo

 

 

Signos para preocuparse

               

Cuando estamos desbordados en el trabajo, perdemos confianza en nosotros mismos y nos volvemos más irritables, impacientes o ansiosos. Otros signos de exceso de estrés son los siguientes:

- Sentirse ansioso, irritable o deprimido

- Apatía, pérdida de interés en el trabajo

- Problemas para dormir

- Fatiga

- Problemas para concentrarse

- Tensión muscular o dolores de cabeza

- Problemas digestivos

- Aislamiento

- Pérdida del deseo sexual

- Consumo de alcohol o drogas para “manejar” la tensión

 

 

¿Qué hacer para enfrentar el estrés?

               

Aunque muchas veces es necesaria la ayuda de un profesional que nos ayude a manejar la tensión, podemos mejorar nuestro bienestar si realizamos algunas pequeñas acciones.

 

1) Recurrí a otras personas

La contención que pueden darnos nuestros colegas, amigos y familiares es clave para manejar la tensión. No necesitamos que los demás “solucionen” nuestros problemas, sino que nos escuchen y nos comprendan. Aunque no tengamos amistades cercanas en el trabajo, es importante que podamos tender lazos de confianza y camaradería con nuestros compañeros y compañeras de trabajo.

 

2) Hacé ejercicio

Sí, ya sé; para todo te recomendamos que hagas ejercicio. ¡Pero funciona! No es necesario que te conviertas en un atleta de elite. Alcanza con 30 minutos diarios de actividad física que te permita oxigenarte, descontracturarte y generar endorfinas. Es necesario que esa actividad tenga un componente aeróbico; aunque sea, volvete caminando, a buen paso, a tu casa.

 

3) Alimentate bien

Una buena nutrición impacta en tu estado de ánimo. Los niveles estables de azúcar en sangre, por ejemplo, ayudan a mejorar tu concentración; un bajón de azúcar te vuelve irritable y ansioso; una comida demasiado pesada te vuelve letárgico y te da sueño.

Para evitar estas situaciones, es importante consumir poca azúcar refinada y carbohidratos refinados, especialmente los que están presentes en snacks, comida rápida, facturas de panadería, etc. También es importante consumir alcohol con moderación, no fumar ni consumir nicotina (como la que se encuentra en algunas mezclas para vapeadores) ni comidas ricas en grasas.

 

4) Dormí bien

Una vez más, el sueño es clave para el bienestar de las personas. El objetivo de las ocho horas diarias de descanso nocturno sigue siendo muy importante, y para lograrlo es necesario llegar a la hora de dormir relajados, evitando las pantallas en la cama y actividades estimulantes física o mentalmente. En cambio, leer un rato o escuchar música suave nos pueden ayudar a “bajar las revoluciones” o prepararnos mejor para dormir.

Son muchas las recomendaciones y pistas para reducir el estrés laboral. Es clave que prestemos atención a sus signos y definamos prioridades que nos permitan preservar el bienestar de quienes trabajamos en una organización, porque eso no sólo nos ayuda a mejorar nuestra calidad de vida, sino también nuestra productividad en la empresa.



Rp./Salud - Calidad y Experiencia en Medicina Laboral - CONOCENOS