BLOG
BUSCADOR
NEWSLETTER

Suscribite y mantenete informado sobre temas vinculados a salud

CERTIFICADOS DE NORMAS
 
Somos la única compañía de medicina laboral con doble certificación de normas. Mirá nuestros certificados.

Redes sociales y salud: Facebook te puede ayudar a ir al gimnasio

Redes sociales y salud: Facebook te puede ayudar a ir al gimnasio
Un estudio reciente muestra que las redes sociales pueden ser fuertes motivadoras para realizar actividad física. En esta nota te contamos por qué.

A veces las redes sociales pueden deprimirnos: se ha demostrado que el uso excesivo de Facebook hace que muchas personas se pasen el día envidiando las acciones y logros de sus conocidos y amigos. De aquí que aparezcan síntomas de ansiedad y depresión que no hacen sino inmovilizar afectivamente a los usuarios.

Otras veces, en cambio, saber qué está haciendo el otro puede producir el efecto contrario: decimos “yo también puedo” y comenzamos nuevas actividades, inspirados por los demás. Ir al gimnasio, por ejemplo, como comenzar y sostener una dieta.

Un estudio de la Universidad de Filadelfia, publicado en noviembre de este año, muestra que la competencia entre amigos, a través de las redes sociales, es una excelente motivación para ir al gimnasio.

El equipo realizó un estudio sobre 800 personas que realizaban un programa de ejercicio físico y las dividió en cuatro grupos: los que iban solos, los que tenían un grupo de apoyo, los que tenían un grupo competitivo y un grupo control que no tenía ninguna de estas características.

El estudio mostró que los que iban individualmente y los que competían entre sí tenían una tasa de asistencia 90% superior al grupo control. Los del grupo de apoyo, en cambio, tuvieron una tasa más baja, puesto que los comentarios se centraban en aquellos a quienes les costaba más ir, generando una espiral descendente del desánimo.

Estos resultados son alentadores para otras conductas que requieren de mucha motivación, como hacer una dieta o dejar de fumar. Muestran, también, que no basta con el uso de las redes sociales, sino que es necesario un grupo proactivo y con cierto grado de competitividad. En definitiva, y las cifras lo demuestran, para ir al gimnasio más vale solo que mal acompañado.