BLOG
BUSCADOR
NEWSLETTER

Suscribite y mantenete informado sobre temas vinculados a salud

CERTIFICADOS DE NORMAS
 
Somos la única compañía de medicina laboral con doble certificación de normas. Mirá nuestros certificados.

Sueño y calidad de vida

Sueño

La prevención de la salud del sueño es necesaria para la calidad de vida de quienes padecen o podrían padecer trastornos, pero también por sus implicancias directas en la salud, el trabajo, la familia, el comportamiento urbano y vial, entre muchas otras. Existen muchas opciones medicinales para tratar los trastornos del sueño. Sin embargo, debido a la multiplicidad de razones involucradas en el buen dormir, no siempre son la medida más eficaz: el sueño reparador se educa en los hábitos. Por todas estas aristas de la vida cotidiana, propia y de los demás, se instauró el Día Mundial del Sueño con el propósito de promover los beneficios y la importancia del buen dormir. Este año se celebra el 19 de marzo.

 

El sueño y la salud


La clasificación internacional de trastornos del sueño reconoce cerca de 80 tipos de desórdenes entre los que podemos mencionar: insomnio, enuresis (orinarse en la cama), síndrome de piernas inquietas, terrores nocturnos, narcolepsia, sonambulismo, apnea del sueño, entre otros.

Está diversamente comprobado que quienes padecen falta de sueño o desórdenes en su calidad aumentan el riesgo de sufrir alteraciones cardiovasculares, déficits cognitivos y de memoria. El sueño fragmentado (levantarse varias veces por la noche para comer, para fumar, para tomar gaseosa, debido a un mínimo nivel de ruido, debido a problemas en la respiración, etc.) y no reparador puede generar hipertensión arterial, diabetes, obesidad y otros trastornos médicos. Asimismo, la mala calidad del sueño repercute directamente en el humor y, con ello, afecta las relaciones sociales de quienes lo padecen. Pero el problema en las relaciones sociales va mucho más allá del simple malhumor: una persona que conduce un automóvil, maneja maquinaria peligrosa o delicada, o tiene a cargo decisiones importantes que repercuten directamente en la vida de los demás puede poner en riesgo a otras personas por su falta de descanso.

¿Cómo mejorar los hábitos de sueño?


La investigadora del CONICET Cecilia Forcato recomienda hacer un experimento para evaluar nuestra forma de dormir y saber si la podríamos mejorar. El experimento consiste en la comparación entre dos períodos en que debemos llevar a cabo distintos hábitos de sueño. En la Semana 1, debemos dormir como lo hacemos habitualmente. En la Semana 2, en cambio, hay que hacer algunas diferencias: ir a dormir ni bien sentimos el cansancio, no utilizar dispositivos electrónicos en la cama durante la hora anterior a dormir, descansar en un ambiente tranquilo, no tomar siestas de más de 30 minutos y, por último, comer sano. Parece difícil, pero la diferencia es notable. Hacé el experimento y observá cómo cambia tu estilo de vida.

Te dejamos algunas recomendaciones para aplicar en la vida diaria y empezar a dormir y vivir mejor:

- Que la habitación sea solo para dormir. Mirar la tele, comer, trabajar, jugar, son actividades que deben hacerse en otros espacios del hogar.

 - En caso de hacer siestas, que sean breves: no más de 20 o 30 minutos.

 - Acostarse en cuanto se tiene sueño: no antes, no mucho tiempo después.

 - Hacer actividad física con frecuencia, pero no cerca de la hora de dormir.

 - Evitar -o disminuir lo más posible- el consumo de cafeína y nicotina.

 - No acostarse mirando la pantalla del celular o la televisión.

 - Establecer un horario para dormir y cumplirlo todos los días.

 


Rp./Salud - Calidad y Experiencia en Medicina Laboral - CONOCENOS