BLOG
BUSCADOR
NEWSLETTER

Suscribite y mantenete informado sobre temas vinculados a salud

CERTIFICADOS DE NORMAS
 
Somos la única compañía de medicina laboral con doble certificación de normas. Mirá nuestros certificados.

Tercera semana de mayo. Semana mundial del parto respetado.

Parto respetado

Las maneras de ser madre han cambiado drásticamente en los últimos años. Desde el año 2004, se recuerda el derecho de las madres a elegir cómo tener a sus hijos con actividades en hospitales y centros de salud.

“Parirás a tus hijos con dolor”, dice el Génesis que dijo Dios a Eva al expulsarla del jardín del Edén. Junto con “ganarás el pan con el sudor de tu frente”, parece que tener hijos y trabajar son dos castigos para la humanidad.

El parto en Occidente fue, durante mucho tiempo, precisamente eso: una prueba dolorosa, a veces incluso riesgosa, que atravesaban las madres para traer una nueva vida al mundo. Sin embargo, durante el siglo XX se avanzó mucho en las técnicas quirúrgicas, incluyendo la anestesia peridural (o epidural) que disminuye el dolor durante el parto y disminuye la ansiedad de la madre.

El avance en las técnicas médicas, sin embargo, no siempre fue de la mano con los derechos de las mujeres embarazadas, que se veían cada vez menos como protagonistas del embarazo y el parto. En cambio, en muchos casos eran sometidas a estudios, análisis e intervenciones no solicitadas ni explicadas -como las cesáreas- que los profesionales indicaban sin consultar sus preferencias o posibles opciones.

Es por ello que desde el año 2004 la Organización Mundial para la Salud (OMS) celebra, en la tercera semana de mayo, la Semana del Parto Respetado, que este año tiene como lema “Menos intervenciones, más cuidados”. Para ello, la OMS propone una guía de recomendaciones orientadas a disminuir el empleo de procedimientos quirúrgicos innecesarios y respetar las prácticas culturales de la madre. Entre las más importantes, se destacan:

Un miembro de la familia debe tener acceso a la madre durante todo el trabajo de parto y el período posterior para darle apoyo emocional, tarea que también recae en el equipo sanitario.

 - La mujer debe poder eligir su vestimenta y la de su bebé, la comida, el destino de la placenta, la posición para el parto, etc. por tratarse de prácticas culturalmente importantes.

 -La inducción del parto, así como la realización de cesáreas y episiotomías debe restringirse al máximo posible. Para la OMS, la tasa normal de inducciones y cesáreas no debería superar el 10-15 % en ningún país.

          -La OMS recomienda no cortar el cordón umbilical hasta que no haya dejado de latir, puesto que éste continúa enviando nutrientes y sangre rica en oxígeno, facilitando de este modo la respiración pulmonar.

          -El bebé no debe ser separado de su madre, sino que debe quedar en contacto con ella inmediatamente después del parto, puesto que el contacto físico directo contribuye a regular el ritmo cardíaco, la temperatura, la glucosa en sangre y el sistema inmunitario del bebé, además de disminuir el estrés de ambos.

         -Debe promoverse y facilitarse el alojamiento conjunto de la madre y el bebé, puesto que favorece el acceso a la lactancia materna y disminuye la incidencia de depresión posparto.

¿Qué opinás de estas directivas? ¿Tuviste o conocés experiencias de parto respetado?