BLOG
BUSCADOR
NEWSLETTER

Suscribite y mantenete informado sobre temas vinculados a salud

CERTIFICADOS DE NORMAS
 
Somos la única compañía de medicina laboral con doble certificación de normas. Mirá nuestros certificados.

Turismo médico: viajar para curarse

Turismo médico
Es cierto que “la plata va y viene”, pero la salud... también se paga. Te contamos en esta nota cuáles son los países más recomendados para el turismo médico.

El envejecimiento de la población, y el consecuente aumento demográfico, someten a una presión cada vez mayor a los sistemas de salud de todo el mundo. Aunque esto no debería significar una baja en la calidad, porque constantemente se desarrollan nuevas técnicas y tecnologías, la verdad es que aumenta la brecha entre quienes pueden recibir atención de calidad a un alto costo, y quienes, por el contrario, reciben mala atención en situaciones de pobreza. La solución, para muchos habitantes de clase media, es viajar para obtener tratamientos en otros países, con igual o mejor calidad y a un costo más barato. Teniendo esto en cuenta, la revista International Living realizó un ranking con los países con mejor relación costo-prestación en salud:


1. Malasia: el boom del turismo médico

El tipo de cambio, la crisis sanitaria en los países desarrollados, sus altos costos y largas listas de espera, hacen que Malasia sea el destino preferido de personas que viajan por motivos de salud. En cinco años se ha duplicado la cantidad de turistas que visitan el país para hacerse tratamientos: un millón de personas en 2016.

El país cuenta con profesionales altamente capacitados en Estados Unidos, Australia e Inglaterra. Hablan inglés y sus tratamientos se encuentran certificados por organismos multilaterales. Por otra parte, los hospitales públicos tienen también muy buena reputación, de los cuales el más conocido es el Lam Wah Ee de Penang.

Las consultas más habituales son en cirugía plástica, odontología y dermatología. Prácticamente no hay lista de espera, por lo cual es posible llegar al país, ir a un hospital y obtener la consulta con el especialista en el mismo día.


2. Costa Rica: salud gasolera de alta calidad

Más de 40.000 norteamericanos viajan cada año a Costa Rica para recibir tratamiento médico y odontológico. El país cuenta con un excelente sistema de salud pública, la Caja Costarricense de Seguro Social, que cubre todas las necesidades médicas de los residentes en el país. Un extranjero que quiera atenderse por la Caja sólo debe aplicar para una visa de pensionado y pagar una pequeña cuota mensual de entre 75 y 150 dólares.

También el sistema privado es muy accesible, especialmente para ciudadanos con un tipo de cambio favorable, como los norteamericanos: las cirugías tienen un costo 75% menor que en su país de origen.


3. Colombia: entre los mejores del mundo

La organización Mundial para la salud ubica al sistema colombiano en la posición 23 del ranking internacional de calidad de sistemas de salud, por encima de Canadá (30) y Estados Unidos (37).

Las principales ciudades colombianas tienen hospitales certificados por instituciones internacionales, y cuentan con traductores y personal bilingüe para recibir turistas. El sistema público es accesible y de excelente calidad.

Requiere de pequeños copagos, mucho más bajos que en otros países, especialmente para los extranjeros. Sin embargo, es habitual que los turistas se desplacen para recibir atención, puesto que sigue siendo más accesible que en sus lugares de origen.


4. México: los que cruzan al otro lado

Justo cuando Donald Trump anuncia la construcción del muro en la frontera con México, nos enteramos de que son muchos los norteamericanos que viajan al país fronterizo para atender sus necesidades médicas.

Allí se encuentran centros especializados de excelente calidad, con médicos formados en Estados Unidos, Canadá y Europa que manejan las técnicas y tecnologías más avanzadas. Aunque el sistema público ofrece una cobertura bastante básica, los turistas suelen usar un seguro médico privado que cuesta un tercio de su equivalente norteamericano.

La película Dallas buyers club (2013) muestra la importancia que tenía México, ya a finales de los años 80, para alcanzar tratamientos, prescripciones y nuevas drogas inaccesibles en los Estados Unidos.