BLOG
BUSCADOR
NEWSLETTER

Suscribite y mantenete informado sobre temas vinculados a salud

CERTIFICADOS DE NORMAS
 
Somos la única compañía de medicina laboral con doble certificación de normas. Mirá nuestros certificados.

Un nuevo paradigma: el diseño sostenible

Diseño sostenible
Con una filosofía amigable con el entorno, un nuevo modo de diseñar objetos, herramientas, ropa y espacios se abre lugar en todo el mundo. Te contamos qué es y cómo funciona.

Durante mucho tiempo, el crecimiento económico y el desarrollo industrial se llevaron a cabo sin pensar mucho en el medio ambiente. Más aún, se realizaron perjudicándolo de manera directa por el consumo de recursos no renovables, aumentando los niveles de contaminación, diezmando especies animales y vegetales y alterando de manera radical sus hábitats. Esto no significa que sea esta la única vía para el progreso humano. Más aún: si queremos que el progreso humano pueda todavía desarrollarse, será necesario cuidar más al planeta y quienes lo habitamos.

Es con esta preocupación que nace el diseño sostenible, también llamado “diseño ambientalmente sostenible”, “diseño ambientalmente consciente”, “diseño sustentable”, etc. Se trata de una filosofía de diseño orientada a la producción de objetos, edificios y servicios según principios de sustentabilidad social, económica y ambiental.

Estos son algunos de los principios del diseño sostenible:
- Empleo de materiales con bajo impacto ambiental: se trata de aprovechar materiales no tóxicos, producidos bajo principios de sustentabilidad o reciclados con bajo consumo de energía.
- Eficiencia energética. Muchos procesos de reciclado contaminan más de lo que contribuyen debido a que requieren de mucha energía, principalmente agua o combustibles fósiles. Por ello estos procesos emplean energías renovables y/o de manera eficiente.
- Durabilidad emocional. Aunque el diseño sustentable está de moda, su filosofía es contraria al consumo impulsivo de corto plazo; por el contrario, se espera que sus objetos sean deseables y útiles para sus dueños por una larga cantidad de tiempo.
- Diseñar para reutilizar y reciclar. El proceso de diseño debe incluir, para esta filosofía, una finalidad para el objeto después de cumplida su vida útil, ya sea el reciclaje eficiente o su reutilización. Esto ha sucedido, por ejemplo, con el diseño de frascos de vidrio que luego pueden convertirse en vasos.
- Imitar a la naturaleza. Esta filosofía del diseño tiene a la naturaleza como principal maestra y, además de emplear materiales naturales, se inspira en diseños, mecanismos y procedimientos ya existentes en entornos naturales.
- Recursos renovables. La materia prima debe producirse en la zona en la que se elabora el producto para asegurar su preservación y mantener la integración biorregional de los productos.


Algunos ejemplos del diseño sustentable

Aunque estos principios suenan muy bien, a veces resulta difícil imaginarse qué se puede elaborar con ellos. Existen muchos ejemplos de diseño sustentable que, aunque suelen ser mucho más caros que sus contrapartes menos preocupadas por el ambiente, parecen marcar una tendencia en la producción industrial del futuro.

En el campo de la arquitectura, se ha empleado en el diseño de calefones solares, sistemas de ventilación y refrigeración eficientes, especialmente en el campo de la “energía solar pasiva”, que es aquella que utiliza al máximo la luz y el calor del sol, sin transformarla en otro tipo de energía. En términos visualmente más impactantes, se destaca el trabajo de arquitectura verde en el edificio One Central Park de Sidney, Australia, que incluye iluminación natural, jardines verticales, sistemas de impermeabilización inspirados en la naturaleza, sistemas de reutilización de agua de drenaje, potabilización de agua, etc.

En el diseño de objetos prevalece la idea de durabilidad emocional. Es por ello que se estimula la producción de objetos funcionales y bellos, que los usuarios puedan y quieran seguir utilizando a través del tiempo. La línea de objetos cotidianos de Laura Wood, por ejemplo, combinan estas características en el diseño de utensilios de cocina. En la producción de muebles, por ejemplo, empresas como Zelfo desarrollan objetos durables, minimizando su impacto sobre el medio ambiente.

Por último, en el sector de los servicios, la filosofía del diseño sustentable se ha orientado a una relación ética con todos los actores involucrados en el proceso. En el caso del marketing, por ejemplo, no se privilegia simplemente la venta sino también la satisfacción del cliente con el producto y la adecuación de las expectativas al resultado final. Aunque es todavía un campo nuevo, el marketing sustentable promete un valor agregado al promocionar productos que son social, económica y ambientalmente conscientes y, al mismo tiempo, tratar éticamente a sus clientes.


Para conocer más

Aunque todavía tiene poco desarrollo en nuestro país, y con costos y precios que lo vuelven de difícil masificación, el diseño sustentable ya está impactando en múltiples ámbitos de nuestra vida, a menudo sin que lo sepamos: desde la reducción de la contaminación visual en los espacios públicos hasta los inodoros con doble descarga de agua.

Si querés conocer más sobre esta filosofía del diseño y sus productos, te invitamos a ver alguna de estas Charlas Ted sobre diseño sustentable.