BLOG
BUSCADOR
NEWSLETTER

Suscribite y mantenete informado sobre temas vinculados a salud

CERTIFICADOS DE NORMAS
 
Somos la única compañía de medicina laboral con doble certificación de normas. Mirá nuestros certificados.

Vivir con cáncer

Cáncer

En el mes del día mundial del cáncer, Kris Carr comparte su experiencia para seguir adelante. Además, te traemos las organizaciones que acompañan el día a día de los pacientes para mejorar su calidad de vida.

La noticia es tremenda y dolorosa para quien la reciba: varones y mujeres, jóvenes o mayores, es una enfermedad cuyo nombre evoca miedos, recuerdos y nos pone, quizás por primera vez, a pensar en la cercanía de la muerte.

Aunque cada día sean más los avances contra la enfermedad, mejoren los pronósticos y los tratamientos, los mitos y temores no dejan de estar presentes, y es por ello que resulta clave informarse y compartir con otros para convivir con la enfermedad.

La fotógrafa y directora de cine Kriss Carr fue diagnosticada en 2007 con un cáncer fase IV en el hígado y los pulmones. Desde entonces ha convivido con él, ayudando a otros a entender qué les pasa a ellos mismos y a sus seres queridos. Hace poco escribió una guía para convivir con la enfermedad, hacer las preguntas adecuadas a los médicos y conseguir el apoyo personal y profesional que necesitamos.

 

1. Tenés cáncer: ¿y ahora?

Una vez que pasa el primer impacto de esa noticia tremenda, y que todo lo que te rodea parece temblar, viene el momento de tomar las primeras decisiones. Es muy importante que sintamos todo el tiempo que estamos decidiendo sobre lo que hacemos, y no simplemente que somos empujados de un lado a otro.

- Encontrá el mejor médico o médica para tu enfermedad. Para eso es importante recibir una segunda, tercera y hasta una cuarta opinión, hasta estar seguros de que recibimos el mejor tratamiento posible.

- Tomá las riendas del tratamiento. Además de seguir al pie de la letra las indicaciones médicas, es importante que lo complementes con todo aquello que te haga bien y que no lo contradiga.

-  Enfocate en tu estilo de vida: la alimentación, el descanso, el ejercicio, son las cosas sobre las cuales podemos (y debemos) actuar para mejorar el tránsito por la enfermedad.

 

2. Hacé preguntas

Los pacientes que toman la iniciativa, hacen preguntas y buscan información completa, relevante y de calidad tienen una mejor calidad de vida que el resto. Para eso es importante que no te quedes con preguntas por hacer. Incluso, para evitar sentirse intimidado, puede ayudar que te escribas las preguntas a hacer en el consultorio. Algunas de las más importantes pueden ser: ¿Cuáles son las causas de este tipo de cáncer? ¿es adquirido o genético? ¿qué etapas tiene la enfermedad y en cuál me encuentro? ¿cuál es la tasa de sobrevida promedio? ¿qué cambios de hábitos debo hacer? ¿qué tratamientos existen? ¿por qué me recomienda este? ¿cuáles son sus efectos secundarios? ¿qué nuevos síntomas puedo esperar?

 

3. Las chances de vencer al cáncer

Todos los días leemos mensajes en Twitter o Facebook de personas que vencieron el cáncer. Generalmente se toma como un triunfo alcanzar la tasa de sobrevida relativa de 5 años. Esta tasa es cada vez mayor debido a los avances en la lucha contra la enfermedad. En el año 1976, era del 50%; en el año 2000, llega al 67%.

Cada tipo de cáncer tiene su propia tasa relativa de sobrevida a cinco años, y esto te va a ayudar a evaluar tus avances y planificar el transcurso de la enfermedad.


4. Buscá apoyo

No trates de vivir esta experiencia sin ayuda. Lo primero son los familiares y amigos. Pero también podés buscar terapia individual o de grupo para entender lo que te pasa y tratar de atravesarla de la mejor manera. Podés comenzar averiguando en el centro de salud en el que estés llevando adelante tu tratamiento sobre grupos de apoyo de pacientes.

En esta página podrás encontrar información acerca de asociaciones y grupos de lucha contra el cáncer y apoyo a pacientes y familiares.

 

5. Hay que mantenerse en forma

OK: es poco lo que podés hacer sobre la enfermedad en sí, pero es mucho lo que podés hacer en términos de alimentación y hábitos saludables. Algunos datos:

- Algunos estudios muestran que una dieta mediterránea, rica en vegetales y granos enteros, ha reducido el riesgo de muerte por cáncer hasta en un 25%.

- La actividad física redujo hasta en un 61% las chances de fallecimiento en pacientes de cáncer colorrectal.

- el 92% de las mujeres con cáncer de mama que hacían ejercicio regularmente permanecían con vida 10 años después del diagnóstico.

 

6. Sobre todo: ¡no dejes de vivir tu vida!

No dejes de hacer proyectos, de mirar para adelante; de planificar y tratar de hacer cosas nuevas. Sin importar cuánto avance, o cómo te afecte, el mayor consejo de Kris Carr es que los pacientes son los que deben tener las riendas de su enfermedad, y no deben dejar que sea ésta la que maneje su vida.


Rp./Salud - Calidad y Experiencia en Medicina Laboral - CONOCENOS