BLOG
BUSCADOR
NEWSLETTER

Suscribite y mantenete informado sobre temas vinculados a salud

CERTIFICADOS DE NORMAS
 
Somos la única compañía de medicina laboral con doble certificación de normas. Mirá nuestros certificados.

Vuelve el fantasma de la Gripe A: cómo prevenirla

Gripe A

Con las bajas temperaturas vuelven las gripes y los resfríos: aunque algunos son una simple molestia, otros, como la Gripe A, pueden ser muy graves. Te contamos cuáles son los grupos de riesgo y qué medidas tomar para prevenir la enfermedad.

En mayo de este año, una escuela de la provincia de San Luis tuvo que suspender las clases debido a 15 casos de gripe A y la amenaza de que se convirtiera en una epidemia. Cada invierno nos enteramos de noticias parecidas, y las mismas dudas aparecen:

- ¿El frío produce gripe?

No. La gripe es una enfermedad infecciosa, es decir, que se contagia por contacto. Los contagios aumentan en invierno porque estamos más en espacios cerrados, con poca ventilación.

- ¿Tengo que tomar antibióticos para curar una gripe?

¡No! Al ser causada por un virus, los antibióticos no te van a ayudar en nada (y pueden perjudicarte). La enfermedad se trata generalmente en sus síntomas, para controlar la fiebre, los dolores y la deshidratación.

- ¿Tengo que tomar muchos jugos de cítricos?

No hay evidencia de que la vitamina C sea eficaz y tenga un efecto durable en el tratamiento de la gripe. De hecho, el jugo se elimina rápidamente por la orina y la vitamina no se asimila al organismo, así que no tiene ningún efecto en la prevención o la cura de la enfermedad.

- ¿Es peligrosa la gripe?

Existen tres tipos de gripe o influenza: A, B y C. Las dos primeras, especialmente la A, son peligrosas porque mutan constantemente, lo cual las hace más virulentas en sus efectos y más resistentes a los tratamientos. No hay que ignorar sus síntomas, porque pueden derivar en complicaciones graves, particularmente respiratorias.

 - ¿Cómo se puede prevenir la gripe?

El método más eficaz y seguro es la vacunación.

Hay que lavarse las manos constantemente, puesto que si tocamos una superficie contaminada y luego hacemos contacto con nuestra nariz o boca, seguramente nos contagiemos.

Hay que mantener los ambientes bien ventilados y limpios, evitando el contacto con estornudos y saliva de personas con la enfermedad.

 

¿Quiénes tienen que darse la vacuna contra la gripe?

 

La vacunación es la herramienta de mayor eficacia e impacto para la prevención. Aunque, como señalamos antes, el lavado adecuado de las manos o su desinfección en forma frecuente son otras medidas que ayudan a evitar la transmisión de la gripe y otras enfermedades infecciosas. Además, cumplir con medidas de control al toser o estornudar (como cubrirse con el codo) contribuye a disminuir la posibilidad de transmisión del virus.

 

Es importante vacunarse antes del inicio del invierno, aunque las personas en riesgo deben hacerlo en cualquier momento mientras haya circulación de virus.

 

Los grupos de riesgo que deben recibir la vacuna son:


- Trabajadores del ámbito de la salud.

- Embarazadas (preferentemente pasados los 3 primeros meses) y puérperas.

- Todos los niños de 6 a 24 meses (en dos dosis separadas por un mes).

- Niños y adultos de 2 a 64 años que presenten ciertas condiciones como: enfermedades respiratorias, enfermedades cardíacas, inmunodeficiencias congénitas o adquiridas, pacientes trasplantados, diabéticos, personas con insuficiencia renal crónica en diálisis, etc.

- Mayores de 65 años

 

Para estas personas, las vacunas cuentan con la cobertura del 100% por parte del Estado y las obras sociales. Las personas entre 2 y 64 años que no registran enfermedades consideradas como “de riesgo” pueden vacunarse preventivamente, aunque su cobertura gratuita no es obligatoria.