BLOG
BUSCADOR
NEWSLETTER

Suscribite y mantenete informado sobre temas vinculados a salud

CERTIFICADOS DE NORMAS
 
Somos la única compañía de medicina laboral con doble certificación de normas. Mirá nuestros certificados.

21 de abril. Día de la higiene y la seguridad en el trabajo

Higiene y seguridad laboral

¿Puede el trabajo ser sinónimo de salud y realización personal? Es un compromiso de todos en este día de la higiene y la seguridad en el trabajo.

6300 personas mueren cada día por accidentes o enfermedades vinculadas al trabajo, según la Organización para las Naciones Unidas (ONU); significan unas 2.3 millones de muertes al año en todo el mundo. Más allá de los casos fatales, los accidentes de trabajo (alrededor de 317 millones anuales) se traducen en billones de pérdidas materiales y humanas, que alcanzan un 4% del producto bruto interno global de cada año.

En nuestro país, cada 21 de abril se recuerda el  día de la higiene y la seguridad en el trabajo porque en esa fecha de 1972 se sancionó la ley 19.587, destinada a:

- Proteger la vida y la integridad física de los trabajadores

Prevenir y eliminar los riesgos de la maquinaria y el proceso de trabajo

Desarrollar una actitud preventiva sobre accidentes y enfermedades de trabajo

A partir de la reglamentación de esta ley, producida en 1979, se generó un conjunto de obligaciones para los empleadores y los empleados que, desde 1996, son regulados por la Superintendencia de Riesgos de Trabajo.

 

La Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT)

La SRT depende del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación. Su objetivo principal es garantizar que el derecho a la salud y la integridad física y mental de las personas sea preservado durante su trabajo.

Su herramienta principal son las Aseguradoras de Riesgos de Trabajo (ART), que son de contratación obligatoria por parte de los empleadores y que tienen la obligación de cubrir los costos derivados del tratamiento de enfermedades profesionales y accidentes de trabajo.

Aunque la normativa vigente obliga a las ART a realizar acciones de evaluación de riesgos, prevención y capacitación, la SRT no fiscaliza, generalmente, con la periodicidad y la diligencia necesarias. La resolución 905/15 de la SRT fijó nuevas competencias, derechos y obligaciones para los actores involucrados. Sin embargo, su virtual suspensión dejó sin efecto una batería de medidas que, aunque podía ser mejorada, permitía reforzar la prevención de accidentes y enfermedades, a la vez que promover acciones para desarrollar ambientes de trabajo saludables en las organizaciones.

 

Ambientes de trabajo saludables: 5 claves

La Organización Mundial de la Salud promueve, desde el año 2007, la creación de ambientes de trabajo que no se limiten a no enfermar, sino que promuevan la salud y el bienestar de los trabajadores.

Para ello recomiendan 5 claves a tener en cuenta:

- Participación y compromiso de la dirección: un ambiente de trabajo saludable debe integrarse a los objetivos y valores de la compañía, movilizando recursos humanos y materiales con respaldo de las máximas autoridades, que muestren de este modo el compromiso con la salud en la institución.

Involucrar a los trabajadores: el único modo de llevar a cabo políticas de este tipo con éxito es si todos participan y las sienten como propias. No alcanza con reemplazar las galletitas con frutas en el comedor, sino que todos los involucrados deben tomar parte en la toma de este tipo de decisiones que, en definitiva, los afectan principalmente.

Adherir a códigos éticos y legales claros: no se trata solamente de cumplir con la normativa vigente en el sector en términos de higiene y seguridad laboral, sino también de promover acciones propias -como certificaciones y buenas prácticas- que tengan impacto en la comunidad.

Uso de procesos de mejora continua: sólo mediante el monitoreo y en el marco de una política sistemática de calidad y mejora es posible mantener ambientes de trabajo saludables que superen el interés momentáneo en una moda.

Sostenibilidad e integración: sumando los cuatro puntos anteriores, una política de este tipo es sostenible en el tiempo si se integra a los valores y la cultura de la organización.