BLOG
BUSCADOR
NEWSLETTER

Suscribite y mantenete informado sobre temas vinculados a salud

CERTIFICADOS DE NORMAS
 
Somos la única compañía de medicina laboral con doble certificación de normas. Mirá nuestros certificados.

Bienestar en el lugar de trabajo: 5 iniciativas simples y fáciles de implementar

Bienestar laboral

Cada vez más el gerenciamiento de recursos humanos se concentra en el bienestar de los trabajadores como estrategia para el aumento de la productividad y el desarrollo de un ambiente de trabajo saludable. Te contamos 5 iniciativas recomendadas para lograrlo.

Aunque solemos decir que la salud no tiene precio, en el campo de las relaciones laborales existen numerosas maneras de calcular su costo. En un estudio reciente, por ejemplo, se ha estimado que las empresas norteamericanas pueden reducir su costo laboral anual en U$S 1600 por trabajador por año si proponen estrategias preventivas de salud física y mental que promuevan el bienestar de sus trabajadores. En nuestro país, Rp./Salud ha realizado un estudio con el CONICET que estimaba, para comienzos de 2015, un costo aproximado de $ 19.200.000 para nuestros clientes como consecuencia de enfermedades y accidentes de sus trabajadores.

En Estados Unidos aumenta la tendencia a desarrollar programas orientados al bienestar de los trabajadores como forma de aumentar la productividad y el compromiso con el trabajo, teniendo en cuenta aspectos como la salud física y emocional, la conectividad social, la educación financiera y la realización personal a través del trabajo, entre otros. De este modo, la productividad de la organización se vincula al compromiso, al trabajo en equipo y la cohesión del grupo.

Es por ello que un grupo de expertos en relaciones laborales de la revista Forbes ha hecho una serie de recomendaciones para aumentar el bienestar en el trabajo, de las cuales te presentamos las 5 más importantes:

1- Programas de actividad física en el lugar de trabajo. Desde sesiones de elongación hasta ejercicios aeróbicos o yoga, todo colabora para combatir el sedentarismo y el malhumor, oxigenando la sangre y cortando con la rutina.

2- Condiciones de trabajo flexibles. No todo el mundo puede trabajar mejor desde su casa, o con una jornada laboral de extensión variable. Sin embargo, aquellos que sí pueden experimentan aumentos notorios de productividad y mejora de clima laboral, por ejemplo incluyendo un día a la semana de trabajo desde casa.

3- Educación financiera. Las dificultades económicas que surgen de una mala planificación financiera repercuten en las organizaciones de manera sensible, robando tiempo y concentración a las personas. Es por ello que muchas compañías ofrecen coaching financiero adaptado a las etapas y necesidades vitales de sus trabajadores.

4- Alimentación saludable. Muchas veces se ve como una ventaja la disponibilidad de gaseosas, snacks o golosinas en el lugar de trabajo, sin advertir que la mala alimentación impacta directamente en el ausentismo: es la principal causa de licencias laborales por motivos médicos, representando el 20%. Poner canastas con frutas, cereales y frutos secos es una excelente opción para prevenirlo.

5- Diversidad de incentivos. Los incentivos económicos no son siempre la mejor estrategia puesto que resulta, a veces, “invisible” en el salario y crea cierta distancia entre la tarea, la organización y el trabajador. Otras recompensas, que incluyan días libres, pequeños viajes, una fiesta o celebración corporativa, etc. son formas de premiar e incentivar que son más visibles y permiten valorar los aspectos más humanos del trabajo, y no sólo los económicos.